A favor de subir el IVA y los impuestos del tabaco y el alcohol

El 47,5% defienden el alza. Un 51,5% quiere que los ricos paguen más tasas

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Madrid- Warren Buffet es uno de los tipos más ricos del mundo. Como tal, se le presupone una aversión profunda a pagar grandes sumas en impuestos que mermen su patrimonio. Sin embargo, a principios de esta semana Buffet realizó unas sorprendentes declaraciones en las que criticaba el presidente de Estados Unidos, Barak Obama, por su «complacencia» con las clases pudientes, a las que, dijo, debería cobrar más impuestos para aliviar la presión sobre la asfixiada clase media. Obama ha batallado largo tiempo, sin éxito, para incluir este incremento entre las medidas para recortar el colosal déficit de su país. Berlusconi, sin tantas trabas, gravará con un 5% las rentas anuales que superen los 90.000 euros y con un 10% las que rebasen los 150.000 euros. Y en España, el próximo presidente del Gobierno que sea elegido en las urnas el 20 de noviembre debe saber que cuenta con el respaldo ciudadano para hacerlo. El 51,5% de los españoles está a favor de incrementar los impuestos a las grandes fortunas, frente al 33,3% que se resiste a tal revisión, según la encuesta de NC Report. Un porcentaje que se incrementa hasta el 54,3% entre los jóvenes de 18 años a 29 años y que desciende al 49% cuando los consultados tienen más de 45 años.
Italia no es el único país europeo que está revisando su política impositiva para sortear las dificultades. Portugal anunció la semana pasada que adelantaba la subida del IVA al 23% para la luz y el gas que tenía programada para 2012. En España, los ciudadanos no verían con malos ojos un incremento de los impuestos indirectos, como el IVA, o de los que gravan el consumo de alcohol o el tabaco. El 47,5% de los españoles está a favor de esta medida, mientras que el 36 por ciento de opone a otra vuelta de tuerca. Los ciudadanos de entre 30 y 44 años de edad son los más receptivos a esta medida, pues el 50,9% está a favor de la misma.
Si se llevase a cabo, no sería el primer incremento propiciado por la profunda recesión que ha azotado a medio mundo. Desde que estalló la crisis, el Gobierno ya ha aumentado estas tasas en tres ocasiones. En julio del año pasado, entró en vigor la subida del tipo general del IVA, que pasó del 16% al 18 por ciento.
El tabaco ha sufrido una penalización todavía mayor, con dos subidas del impuesto que grava su consumo. La última entró en vigor el pasado 1 de enero. El Ejecutivo aprobó entonces un incremento «moderado» de los impuestos a este producto del 24 por ciento con el que, según sus cálculos, recaudará unos 780 millones de euros al año «si el consumo no se resiente».