El prostíbulo de Europa

La apertura en La Jonquera del Paradise confirma al Alt Empordà como epicentro del mercado del sexo. La proliferación continuará con dos nuevos burdeles que abrirán en Mataró

Vista de la fachada del Night Club Paradise, uno de los mayores prostíbulos de Europa, con capacidad para acoger a unas doscientas trabajadoras sexuales
Vista de la fachada del Night Club Paradise, uno de los mayores prostíbulos de Europa, con capacidad para acoger a unas doscientas trabajadoras sexuales

BARCELONA- La inauguración de uno de los mayores macroprostíbulos de Europa en La Jonquera esta semana está convirtiendo a Cataluña en uno de los epicentros de España del negocio de la prostitución. El recién estrenado Paradise, con 150 prostitutas, más de 80 habitaciones y salas VIP, no es el único que hay en el territorio catalán, donde existen ya un docena de clubes similares.
La fama del Lady's Dallas en Agullana, el Eclipse en Mont-ras o el Gran Madam's en Capmany traspasan fronteras y ya son tan conocidos en el Alt Empordà como en el Rosellón. La conocida ley Sarkozy –creada en 2003 por el entonces ministro de Interior, Nicolàs Sarkozy– que pena la prostitución con multas de más de 3.000 euros y penas de hasta dos meses de prisión, ha provocado el aumento de clientes franceses en los clubes catalanes. Por ello, no es de extrañar que sean en las localidades fronterizas del Alt Empordà, las que reúnan más de la mitad de los macroprostíbulos que hay en Cataluña.
Se calcula que en los clubes de alterne del Alt Empordà, el 80 por ciento de sus clientes son franceses. Y es que si en el tardofranquismo eran los españoles los que peregrinaban en coche hacia Francia para ver las eróticas escenas de «El último tango en París», ahora son los franceses los que vienen a Cataluña en busca de sexo.
El aumento de la clientela francesa ha provocado la proliferación de prostíbulos en el tramo de la carretera N-2, entre Figueres y La Jonquera, donde los locales superan la docena. En Figueres, en un radio de 20 kilómetros, se pueden encontrar al menos una veintena de clubes de alterne. Se estima que sólo en esta comarca trabaja cerca de un millar de prostitutas.
Los camioneros, que a diario cruzan la frontera, han ayudado también a convertir el Alt Empordà en la meca del sexo. Se calcula que a diario entre 6.000 y 8.000 vehículos pesados cruzan la frontera y unos 3.000 pasan la noche en el aparcamiento de La Jonquera, lugar donde es muy habitual ver a las trabajadoras del sexo.
Esta situación indigna a los alcaldes, que se sienten impotentes. «Los alcaldes no podemos hacer nada», lamenta la alcaldesa de Vilafant y presidenta del Consell Comarcal del Alt Empordà, Consol Cantenys (PSC). El alcalde de La Jonquera, Jordi Cabezas (CiU), denegó la licencia de apertura del Paradise en agosto de 2006 sin embargo, en febrero de 2010 el Tribunal Superior de Justicia avaló su apertura.
Hartos del problema, los municipios crean sus propias ordenzas municipales para frenar la prostitución. En julio de 2009, Cabezas aprobó una nueva ordenanza cívica para multar tanto a clientes como a trabajadoras sexuales pillados «in fraganti». Y lo mismo se hace en Sant Julià de Ramis. Figueres está preparando una norma similar.
También las parroquias ampurdanesas han intentado luchar contra la proliferación de los macroprostíbulos. En 2006, seis curas denunciaron que la zona se estaba conviertiendo en «el prostíbulo de Europa».
Otra de las zonas que se convertirá en punto caliente de prostitución será Mataró, con la apertura de dos macroprostíbulos. Los dos clubes, que pertenecen al mismo propietario, reunirán casi un centenar de habitaciones y ya han conseguido sus licencias como «sala de fiestas, espectáculos y anexas». El propietario ya ha registrado el nombre de Showgirls Chocolate Night Club.