Aumentan los indicios sobre el pago de comisiones a CDC mediante el Palau

CDC continúa negando el cobro de comisiones a través del Palau. ICV plantea citar a Mas a la comisión del Parlament.

La ex directora financiera del Palau de la Música, Gemma Montull, imputada en el caso, comparecerá hoy en el Parlament
La ex directora financiera del Palau de la Música, Gemma Montull, imputada en el caso, comparecerá hoy en el Parlament

Barcelona- Convergència Democràtica (CDC) tuvo que emitir ayer por segundo día consecutivo un comunicado para subrayar, una vez más, «que todas las finanzas del partido han sido auditadas desde siempre y que no hay ni un solo dato que corrobore ninguna relación extraña entre el Palau de la Música y el partido o la fundación CatDem (antigua Ramon Trias Fargas)». El desmentido de los nacionalistas se produjo después una nueva información que apunta a que el ex presidente del Palau, Fèlix Millet, pactó comisiones con el que fuera responsable de finanzas de CDC y administrador de la Trias Fargas, Carles Torrent, fallecido en 2005.

Millet pide adjudicacionesVarios documentos hallados en el ordenador personal de Millet, en el de su secretaria y en el de la secretaria de Jordi Montull –mano derecha de Millet– parecen demostrar que el entonces presidente del Palau solicitó al secretario de finanzas de CDC concesiones para Ferrovial. Convergència aseguró en relación a la «sistemática filtración de anotaciones y correspondencia» –así se refirió a los documentos publicados ayer en «La Vanguardia»– que «no tiene constancia ni conocimiento de las relaciones entre Millet y el antiguo administrador de CDC». Los nacionalistas subrayaron, además, que una de las cartas que presuntamente Millet envió a Torrent pidiéndole ayuda para que se adjudicara alguna obra a la empresa Agroman no está firmada. «Esto deja la puerta abierta a que, quizá, no fue enviada a su destinatario», arguyó CDC.En todo caso, los indicios sobre la presunta financiación irregular de Convergència se están multiplicando e ICV ya ve argumentos suficientes para que la comisión de investigación parlamentaria, que hoy retoma sus trabajos, obligue a comparecer al líder de Convergència, Artur Mas. El PSC se muestra reacio a citar a Mas, pero cada vez está más determinado a citar a los ex consellers de Obras Públicas, Pere Macias y Felip Puig, tal y como planteó el PP. «Ya no es una libretita de Gemma Montull –quien hoy centrará muchas miradas en el Parlament– sino el disco duro del ordenador de Millet», dicen los socialistas, que consideran que «se están corroborando las tesis de presunta financiación ilegal» de Convergència.ERC también aumentó la presión sobre los nacionalistas. «Cataluña tiene el derecho a conocer la verdad y Mas debe dar explicaciones», dijo el presidente de Esquerra, Joan Puigcercós, quien se abrió a pactar una segunda ronda de comparecientes.