Shakespeare se pasa al «music-hall»

Arranca Olmedo Clásico, un festival dedicado al Siglo de Oro con propuestas como «Noche de reyes» en clave lúdica

Hasta 2004, Noviembre Teatro era una compañía de referencia, un grupo de jóvenes amigos que ya habían puesto en pie montajes como «Camino de Wolokolamsk» y «Dedos», y que poco a poco se había ido volcando en el teatro clásico: «No son todos ruiseñores», «La fuerza lastimosa», «La bella Aurora», «Hamlet»… Mal no lo harían cuando al director de la compañía, Eduardo Vasco, le ofrecieron llevar las riendas de la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC). Así, se inauguró un periodo fértil en la compañía pública, en el que se asentó un equipo humano estable –aquello de «hacer compañía»–, se recuperaron clásicos olvidados y se creó una Joven Compañía. Pero nada es eterno y Vasco cedió el testigo a Helena Pimenta. Nada más volver a la vida de a pie, dirigió «La gaviota» para Teatres de la Generalitat, pero faltaba el regreso a su vieja compañía, parada durante siete años. Y han decidido hacerlo con el mismo autor con el que se despidieron, Shakespeare. «Noche de Reyes» se presenta este fin de semana en el Festival Olmedo Clásico.

Cuenta Vasco que han vuelto a poner en marcha Noviembre con viejos y nuevos rostros. Algunos actores, como Daniel Albaladejo, le acompañaron al Clásico y están ahora de nuevo en Noviembre. «Curiosamente, el reparto de esta obra es prácticamente el de Hamlet», explica.

«Poco ortodoxa y rigurosa»
«Casi todo es gente que ya había trabajado antes con nosotros. Luego tenemos a algunos fichajes de la Joven Compañía», rostros como Francesco Carril o el pianista Ángel Galán. Así, no está Nuria Mencía, que solía hacer los protagonistas femeninos, pero tienen caras nuevas como Beatriz Argüello, que da vida a Viola. Junto a ella, Rebeca Hernando (Olivia), Fernando Sendino (Don Tobías), José Ramón Iglesias (Don Andrés de Carapálida), Arturo Querejeta (Feste)… «Teníamos ganas de una experiencia como ésta, que está siendo muy placentera, poco ortodoxa en muchos sentidos y por otro lado muy rigurosa». Y reconoce que aquí, como director, puede soltarse más que en la CNTC: «La institución pesa. No mucho, pero algo, y se tiene en cuenta».

«Noche de Reyes», explica el director, «es un proyecto que llevábamos madurando mucho tiempo. Queríamos volver a Shakespeare, porque con ‘‘Hamlet'' nos quedamos con ganas de más, y necesitábamos una comedia que nos permitiese disfrutar de todo lo aprendido estos años y lo que se nos había quedado en el tintero, y disfrutar: muy frontal, directo, basado en la palabra y en la convención». Este Shakespeare, explica, «lo hemos pasado por el mundo del music-hall de los años 20. Los actores cantan, de hecho es casi un musical. La obra tiene doce canciones, aunque casi todo son pequeños motivos. Nosotros hemos añadido bastantes, tomadas de aquí y allá. Ha funcionado muy bien, porque esa tradición musical de los años 20 procede del Renacimiento y el Barroco, cuando la música y el teatro eran indisolubles».

Otro sello de Noviembre son las adaptaciones firmadas por Yolanda Pallín. «Ha hecho una versión que tiene mucho que ver con lo que yo creo que se tiene que hacer con Shakespeare –explica Vasco–. Normalmente, o se traduce de una manera muy literal, con lo cual pierdes la mitad de la fiesta, o se hacen cosas muy distintas al original. Yolanda ha sido muy respetuosa a la hora de traducir lo intraducible, los juegos de palabras, los retruécanos. Lo ha llenado de refranes, frases hechas muy reconocibles para el espectador como lo podían ser para el inglés. Eso, pasado por su buen gusto y la musicalidad que imprime al texto… Sales de ver este Shakespeare con la sensación de que igual es demasiado divertido».


9 obras, 9
Olmedo Clásico (en Valladolid) celebra su séptima edición con nueve espectáculos en otros tantos días. Arranca hoy con «Farsas y églogas», de la compañía Nao D'Amores y la CNTC, y le seguirá mañana «Noche de Reyes». El domingo llega Teatro Corsario con «El médico de su honra». El martes 24, otro Shakespeare, «Vida de Timón», de Teatro Dran, y más, con «La tempestad», a cargo del Barco Pirata, el 25. Les seguirán «La gran Zenobia», «Yo soy Don Quijote de la Mancha», «La celestina» y «Abre el ojo».


- Cuándo: desde hoy hasta el 29 de julio.
- Dónde: Corrala Palacio del Caballero. Olmedo (Valladolid).
- Cuánto: 14 euros. 983 60 12 74