El apoyo al Gobierno de Mas enciende al PP

En las filas del PSC, auguraban, hace apenas una semana, que el gobierno de CiU se enfrenta a un «martirio» hasta que no se celebren las elecciones generales. Porque si ya era difícil gobernar en minoría, la estrategia de geometría variable que CiU tiene en marcha se complica al entrar en juego la dinámica parlamentaria en el Congreso de los Diputados.

Mas admite que los recortes durarán, al menos, hasta 2013
Mas admite que los recortes durarán, al menos, hasta 2013

Al PP no le ha hecho gracia que CiU haya salvado el pellejo a José Luis Rodríguez Zapatero dos veces en menos de una semana. La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, amenazó ayer con tumbar los presupuestos de Artur Mas si CiU sigue haciendo de «salvavidas» de José Luis Rodríguez Zapatero. La federación es una de las muletas del Gobierno de Zapatero –la otra es el PNV–. Hace un año, su abstención permitió al PSOE sacar adelante la reforma laboral y los presupuestos de 2011. Y hace cinco días, de nuevo su abstención fue clave para dar luz verde a la reforma de la negociación colectiva . Por último, ayer, la Comisión de Trabajo del Congreso de los Diputados aprobó la jubilación a los 67 años, gracias al apoyo de CiU, que salvó la tramitación a cambio de recibir la propiedad de la red de hospitales del Estado.

Responsabilidad
El PP catalán, que se había postulado como el socio preferente de CiU para dar salida a los presupuestos de 2011 de la Generalitat, lanzó ayer una advertencia al ejecutivo de Artur Mas. Sánchez-Camacho amenazó con replantearse su abstención en la votación de los presupuestos –prevista para el pleno del 20 y 21 de julio–, y, por lo tanto, complicar su aprobación, si CiU sigue sosteniendo al Gobierno de Zapatero. Alegó que no tiene sentido que CiU alargue la vida de un Gobierno que «agoniza» y «perjudica a los catalanes». Aunque el PP haya dicho que permitirá que los presupuestos salgan adelante «por responsabilidad», Sánchez-Camacho exigió a Mas que deje de ser el «salvavidas» de Zapatero o habrá un «antes y un después» en su relación. De momento, la abstención del PP dejó ayer que se tramitaran las cuentas de Interior, Presidencia y Economía.

...Y el president responde que el socialista ya está «amortizado»
Artur Mas tardó apenas unas horas en dar una respuesta a las acusaciones del PP. En una conferencia que ofreció por la tarde en el Ateneu Barcelonès, negó que CiU quiera salvar a Zapatero, es más, también lo ve «amortizado», pero como el PSOE, teme que unas elecciones anticipadas den al PP la mayoría absoluta. Por la mañana, en un desayuno con empresarios, admitía que los de 2011, sólo son los primeros presupuestos austeros que tiene que aprobar el gobierno de CiU de una serie de tres, como mínimo.

Mas avisó de que no habrá inversión pública en Cataluña hasta, al menos, dentro de un año y medio, y pronosticó que los presupuestos de 2012 también serán restrictivos. Si bien avisó que no podrá haber inversión pública en Cataluña hasta finales de 2012, también admitió que sería contraproducente alargar las políticas de contención económica más allá de 2014, porque se correría el peligro de castigar las bases de la recuperación económica. Para compensar la falta de inversión pública pidió la colaboración privada.