El agujero negro de Paco León

Mucha gente ve a Paco León como un tipo normal que cae bien. @pacoleonbarrios también cae muy bien: consiguió 50.000 seguidores a los tres meses de abrir cuenta. Hoy supera los 86.000. No está mal para alguien que no se pasa el día cotorreando, aunque trina de manera frecuente y regular.

 
 

Paco León estrena el 15-S la obra «The Hole» (El Agujero) en el Teatro Häagen-Dazs Calderón. «Me cago de pensar en el estreno», tuiteaba recientemente. Otro agujero, en salva sea la parte del pantalón, provocó su primer revuelo al difundir una foto explícita. «Hay que enseñar un huevo para que te hagan caso». «A ver, huevo huevo no se ve, pero entra frescor», zanjó. Lo de los agujeros debe ser una afición, porque otro de sus tuits más celebrados fue:«Aunque la cosa se ponga muy negra, no te blanquees el ano». Literal.

A Paco la gente le pide consejos personales que él responde con su mejor voluntad. «Dile que no quieres tenerla, que solo quieres merecerla», aconsejaba a @RaulCarrasco2; «No esperes a que suene el teléfono», a @AdrianSVQ; «El éxito y el fracaso siempre conviven, es cuestión de porcentajes», a sí mismo.

Pese a su indudable popularidad gracias a Aída, @pacoleonbarrios siempre subraya su perfil de chico normal con confesiones tipo «Aún tengo el trauma de aquel verano que en el cuore me sacaron en un ranking de cuerpos y me pusieron: cuerpo escombro!»; o cuando se quejó a @Ssantiagosegura de que una señora se le acercó para decirle «eres feo, pero un feo que cae bien. Y la serie es chabanaca». «Pues gracias señora». Siempre educado.

Por que como le pasa a mucha gente, Paco León intenta dejar de fumar («he vuelto a caer. Fracaso»), sufre resacas («tengo depresión post party»), y simpatiza con #spanishrevolution («Algo bueno está pasando»). Y como al chico normal que es, lo que más le gusta es «un bocadillo de chorizo picante y un botellín de cerveza a las 6 de la tarde». Que aproveche.