Una reforma en profundidad para salvar la Sanidad de la bancarrota

La industria lamenta que el sector cargue con 2.000 de los 15.000 millones del tijeretazo

Zarco, Lamata y Amaya escuchan a otro de los ponentes

MADRID- El sistema sanitario español es extraordinario en cuanto al nivel de prestaciones que ofrece. El acceso a la Sanidad por todos los ciudadanos se hace posible día a día, aunque a base de un sobre esfuerzo económico y humano que, con el paso del tiempo, es cada vez más evidente en tiempos de crisis. ¿Podrán mantenerse estas cotas de asistencia durante mucho tiempo? ¿Estamos cerca de la bancarrota si no se lleva a cabo algún cambio? ¿Qué tipo de reformas son necesarias y en qué dirección deben ser aplicadas? Representantes de la Administración Pública, de los profesionales sanitarios y de la industria farmacéutica debatieron ayer sobre éstas y otras cuestiones en la jornada de clausura del II Ciclo de Tertulias de San Isidro, organizadas por el diario LA RAZÓN. La clave de la situación y punto de encuentro de todos los asistentes es que la Sanidad pública gasta más de lo que ingresa. A este respecto, Fernando Lamata, consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, resaltó el carácter histórico de este endeudamiento. «Del presupuesto inicial al gasto final hay una diferencia crónica», aseguró. A lo que Humberto Arnés, director general de Farmaindustria, añadió: «Es un déficit financiero que en algún momento tendrá que ser afrontado, ya que, aunque la capacidad de previsión, asistencia y provisión de servicios sigue siendo muy buena, es un milagro que no puede proseguir si estrangulamos a quienes proveen de servicios al Sistema Nacional de Salud». En esta misma línea, Máximo González Jurado, presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Enfermería, manifestó que «el nivel de prestaciones ha crecido significativamente y ahora es el momento de preguntarse si estamos por encima de nuestras posibilidades y si España puede mantenerse a este nivel»; ya que, al fin y al cabo, como indicó José Antonio Vera, director de Publicaciones de LA RAZÓN, «el funcionamiento de la Sanidad española debería ser equivalente al de una empresa; es decir, asegurando siempre un margen de beneficios».Por otro lado, la actual crisis económica también tuvo presencia en el debate. Lamata admitió que «las Administraciones Públicas deberían haber sido más previsoras en tiempos de "vacas gordas"». Además, en este contexto destacó la intervención de Arnés, que aseguró que las medidas de control del déficit introducidas por el Gobierno «han tenido una presencia desproporcionada en el ámbito sanitario, ya que de los 15.000 millones de euros propuestos por Zapatero, 2.000 han recaído sobre el sector de la salud: 1.500 en la deducción impuesta a toda la cadena del medicamento y 500 en los ajustes de salarios». Respecto a la postura de los profesionales sanitarios, tanto González Jurado como Julio Zarco, presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), y Carlos Amaya, vicepresidente de la Federación Europea de Médicos Asalariados, se mostraron de acuerdo a la hora de plantear la necesidad de una reforma que tome en cuenta a los trabajadores del sector.

Personal descontento«El Ministerio se ha olvidado siempre de la política de personal, en todos sus aspectos», afirmó Amaya. «Los profesionales vivimos una situación con pocas expectativas. Hay sobreexplotación en materia salarial y profesional», apostilló Zarco. «El sistema parece muy bueno, pero hay gravísimas ineficiencias y para esto no vale sacarse medidas de la chistera –como el copago o el ticket moderador–. Se necesita un cambio más profundo», concluyó Zarco. Por su parte González Jurado hizo hincapié en la necesidad de unirse para plantear una reforma necesaria y consensuada. «Hay que hablar todos juntos y con lealtad».A este respecto, Lamata afirmó que «es una cuestión que se podría debatir. La Sanidad supone un 6,1 por ciento del PIB; lo que se traduce en una diferencia de dos puntos respecto a la media de la Unión Europea. Es una financiación insuficiente y se pueden plantear el aumento de impuestos y otras vías complementarias como el copago o bien renunciar a determinadas prestaciones». Finalmente, otra de las cuestiones que se pusieron sobre la mesa es la necesidad de concienciar a la sociedad sobre su papel en el mantenimiento del sistema. Javier García, neumólogo de la Clínica Universidad de Navarra, dijo que «se tiene la idea de que todo es gratis. No hay una factura que diga lo que cuesta y tenemos que poner en valor las cosas».

El menú- LUGAR: Restaurante Café de Oriente, Plaza de Oriente 2, en Madrid. - PLATOS: Garbanzos guisados con pulpo. Bacalao al horno con patatas. Muslo de pato asado con carbonara de setas. De postre: roscas de yema con chocolate caliente. Café e infusión. Delicias de nuestro Obrador.- VINOS: Manzanilla Juncal; Paso de la Plata del año 2009; Conde de Romanones Rv 2005; Pedro Ximenez de Garvey.- Aroma:Aguavital, de Álvarez Gómez Balneario.