«Cowboys & aliens»: La fiebre marciana del oro

Director: Jon Favreau. Intérpretes: Daniel Craig, Harrison Ford, Olivia Wilde. Guión: A. Kurtzman, R. Orci, H. Ostby, D. Lindeloy, M. Fergus. USA, 11. Duración: 114 min. Western/ciencia-ficción.

La RazónLa Razón

Que Craig (007) acabase formando pareja con Ford (Indiana) era algo quizá cantado. En el fondo, ambos son actores que suelen echarle el guante a tipos valientes, de pocas palabras y gesto pétreo. Tampoco resulta raro que se vean los perfiles en un western por las condiciones antedichas y el hecho de que estamos viviendo un renacimiento del género. Aunque sea en una versión tan marciana como ésta. Porque, que levante la mano quien imaginaba que los dos iban a protagonizar una película con caballos, apaches y alienígenas mosqueados de por medio. Frente a una locura así, sin embargo, Favreau intenta seguir los pasos clásicos en estos filmes (he ahí el hombre más poderoso y con menos escrúpulos del pueblo, su mimado hijo y un peligroso delincuente que aterriza en el recóndito lugar sin saber cómo) a pesar de pegar un fuerte respingo cuando aparecen las primeras naves extraterrestres y comienza una cacería humana sin desperdicio. Lástima que la película se tome demasiado en serio a sí misma y que el guión sea, en el fondo, una solemne bobería. Ni siquiera los esfuerzos de Ford y Craig al defender los respectivos papeles que interpretan y que demuestran saber desenfundar el arma con bastante clase o la mirada, verde, fría e inexperta aún de Olivia Wilde (la chica mona de «House») consiguen levantar el ánimo del espectador, que al final ya hasta duda si el indio, realmente, lo está haciendo él.