Ponce toca pelo en la mansada de Torrehandilla

El Juli demostró su técnica y Castella dejó patente su valor

Enrique Ponce pasea un trofeo del cuarto de la tarde
Enrique Ponce pasea un trofeo del cuarto de la tarde

Encabezó el paseíllo Enrique Ponce. Obtuvo saludos en su primero, en una faena sin transmisión. Sí tocó pelo, tras dos avisos, en el segundo de su lote. Un astado con el que Ponce ha toreado a media altura, templando mucho, en una faena con profusión de adornos y un público entregado.El segundo espada de la tarde, Julián López «El Juli», demostró potencial y una pulida técnica con el primero de su lote, aunque no cortó oreja. El quinto de la tarde, un inválido de Torrehandilla, no permitió el lucimiento del madrileño, al que dejó sin opciones.Completaba la terna, Sebastián Castella que lidió un sobrero del hierro titular, en el primero de su lote. El de Beziers dejó patente su habitual estilo de cercanías y arrimón y obtuvo ovación. Mismo resultado alcanzó el francés en el último de la tarde. Se lidiaron astados de la ganadería de Torrehandilla, muy flojos pero nobles. Enrique Ponce, saludos y oreja tras dos avisos; El Juli, ovación en ambos y Sebastian Castella, ovación en ambos. Más de tres cuartos de entrada.

Lluvia de orejas en GetafeEn el coso madrileño, con tres cuartos en los tendidos, se lidiaron astados de José Luis Marca, nobles pero muy justos de fuerza. Abrió plaza El Fandi que obtuvo oreja en ambos, a pesar de la poca transmisión de su lote. El granadino ejecutó con brillantez el tercio de banderillas, llegando a los tendidos.Alejandro Talavante recibió al segundo de la tarde por estatuarios y destacó con la muleta dibujando unos naturales infinitos, muy a su estilo. En su segundo, el pacense no pudo hacer nada ante su rival, un astado mansurrón. Estuvo por encima del aninal, pero no pudo obtener trofeos.Completaba la terna el local Javier Cortés, que sí fue profeta en su tierra desorejando a su primero, con una faena completa que supo conectar con los tendidos. En el que cerró plaza, se las vio con un animal sin apenas transmisión ante el que recibióuna cariñosa ovación de despedida. En Granada, se corrieron utreros de Hermanos Garzón flojos y destacados. Alejandro Enríquez, palmas y oreja; Diego Lleonart, silencio tras aviso en ambos; El Nico, saludos y dos orejas; y Diego Silveti, silencio tras aviso y oreja tras aviso.