El Comité egipcio para la reforma constitucional promete acabar a tiempo

El comité de juristas encargado de estudiar la reforma de la Constitución egipcia comenzó hoy sus reuniones con una primera sesión en la que expresó su compromiso de finalizar su misión en el plazo marcado por la junta militar.

El jefe de la comisión Tarek al Beshri, ex vicepresidente del Consejo de Estado, dijo a la agencia de noticias estatal Mena que el comité continuará reuniéndose diariamente hasta que termine el estudio de las enmiendas constitucionales solicitadas por la junta militar que gobierna Egipto en la actualidad.

El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas de Egipto emitió ayer un decreto en el que daba un plazo de diez días al comité para concluir su misión -efectuar un estudio técnico de las enmiendas constitucionales-, antes de celebrar un referéndum para modificar la carta magna.

A la sesión de hoy, celebrada en una oficina del Ministerio de Justicia, en el centro de El Cairo, asistieron los ochos juristas de diversas tendencias integrantes de la comisión, que se reunió de 10.30 hora local (08.30 hora GMT) a las 14.30 hora local (12.30 hora GMT).

El comité discutió hoy los cinco artículos de la Constitución que los gobernantes militares han pedido modificar -el 76, 77, 93, 88 y 189-, además del 179 que han propuesto derogar, según Al Beshri. Mientras que el 76 establece los requisitos para ser candidato presidencial; el 77 establece el número de mandatos del presidente y el 88 trata sobre la supervisión judicial de las elecciones.

Otro de los artículos que se quiere cambiar es el 93, que habla de la validez de los miembros de la Asamblea del Pueblo, y el 189, sobre la introducción de enmiendas a la Constitución por parte del presidente o de la cámara baja del Parlamento. El 179, que es el que se quiere abolir, fue reformado en el 2007 para abrir una "puerta trasera"a la Ley de Emergencia vigente en el país desde hace tres décadas.

Al Beshri afirmó que también estudiarán reformar la ley de derechos políticos y las normas que rigen la Asamblea del Pueblo, cámara baja del Parlamento, y la Shura, cámara alta, en lo que se refiere al proceso electoral

Por su parte, uno de los miembros de la comisión, Sobhi Saleh, exdiputado del grupo Hermanos Musulmanes, dijo a Efe por teléfono que la primera sesión transcurrió en "un ambiente tranquilo", aunque no quiso adentrarse en detalles sobre su contenido porque "es secreto". Aun así, reiteró que se trata de "un comité independiente"y aseguró que disponen de tiempo suficiente para estudiar las reformas constitucionales sugeridas por la junta militar.

Según explicaba el propio Saleh ayer, una vez que termine su trabajo, el comité de reforma constitucional presentará un informe técnico al Consejo Superior de las Fuerzas Armadas para que lo apruebe.

Convocatoria de los ciudadanos
Entonces, el presidente del Consejo convocará a los ciudadanos para refrendar los artículos propuestos y habrá una votación, cuyo resultado se anunciará en dos meses desde la creación del comité ayer.

En un comunicado, el principal grupo opositor egipcio, los Hermanos Musulmanes, señalaron hoy que "aspiran a que no se lleve a cabo el referéndum sobre enmiendas con el Estado de Emergencia vigente, que fue usado para aterrorizar al pueblo y detener a personas y torturarlas, ya que conforma un ambiente corrupto".

Este comité es uno de los órganos claves creados por los gobernantes militares de Egipto para cumplir con las demandas de la revolución que acabó el viernes pasado con el régimen de Hosni Mubarak, que estuvo en el poder desde 1981.

La junta militar se ha comprometido a un proceso de transición de seis meses o hasta que queden constituidas las autoridades que surjan en comicios parlamentarios y presidenciales.

En una reunión ayer con directores de los medios de comunicación egipcios, cuyo contenido fue difundido hoy por la prensa, el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas insistió en que no quiere continuar en el poder y en que espera entregarlo en seis meses a un presidente y a un poder ejecutivo elegidos libremente por el pueblo.

La junta militar aseguró que para que se logre este objetivo hace falta "un ambiente tranquilo", porque a su juicio, las continuas huelgas y protestas en los distintos sectores no ayudan a conseguir este fin, según el diario Al Ahram.