La final en octavos

Inter y Bayern, que el año pasado se jugaron el título, se enfrentan esta vez en la primera eliminatoria. Milito, verdugo de los alemanes, es baja

Etoo controla el balón en la final que enfrentó al Inter y al Bayern el pasado 22 de mayo en el Bernabéu
Etoo controla el balón en la final que enfrentó al Inter y al Bayern el pasado 22 de mayo en el Bernabéu

Madrid- Nueve meses después, el Inter y el Bayern vuelven a enfrentarse. El pasado 22 de mayo, en Madrid, lo hicieron en la final de la Liga de Campeones; esta vez han retrasado el duelo unas rondas para medirse en octavos, a doble partido. Primero lo harán en San Siro. Diego Milito fue el verdugo de los alemanes en el Bernabéu. Sus dos goles devolvieron al Inter la Copa de Europa, que no conquistaban desde 1965. El héroe argentino es la baja más importante de los italianos por lesión. Tampoco estará José Mourinho en el banquillo. «Los jugadores cuentan más que los entrenadores», dijo ayer el técnico del Bayern, Louis van Gaal, respecto a estas dos ausencias.
Después de conquistar el «triplete», «Mou» se fue al Real Madrid en busca de nuevos retos. Rafa Benítez fue su sustituto y entre los resultados y los problemas con el presidente apenas aguantó media temporada. Ahora Leonardo está al frente y con diez triunfos en los últimos once partidos del «Calcio» vuelven a soñar con el título. Para Van Gaal, «Mou», Benítez o Leonardo son prácticamente lo mismo, como si el «catenaccio» estuviera en los genes del conjunto transalpino sin remedio: «El Inter no ha cambiado demasiado, hasta ahora no le he visto jugar de otra manera. Quien vio la final lo sabe bien, y basta con verle cada semana. Contra el Cagliari, en el segundo tiempo, se cerró atrás sin hacer nada mientras su rival atacaba. Yo prefiero un fútbol más atractivo. Es más difícil, pero es mi idea». Leonardo no lo ve así y asegura que su equipo saldrá a atacar: «Creo que la "Champions"reúne tantos grandes jugadores, con tantos equipos grandes, que hace que el deseo de jugar sea mayor que el de contener. Los partidos son más abiertos y esta mentalidad ofensiva, a mí, me gusta», comentó.
Van Gaal no quiere «pensar en Madrid». Sus jugadores, sí. «No veo la hora de enfrentarme al Inter», aseguró Schweinsteiger. Más ganas tendrá Ribery, que no pudo disputar la final por sanción. Para Leonardo «es otra historia».

Inter: Julio César; Chivu, Ranocchia, Lucio, Maicon; Cambiasso, Motta, Zanetti; Stankovic, Sneijder; Etoo.
Bayern: Kraft; Lahm, Tymoshchuk, Badstuber, Luiz Gustavo; Pranjic, Schweinsteiger; Robben, Müller, Ribery; y Gómez.Árbitro: Viktor Kassai (Hungría).
Estadio: San Siro (20:45, Aut.).


El Manchester, mermado
Ferdinand, Johny Evans, Anderson, Giggs y Owen no podrán ayudar hoy al Manchester United en la ida de los octavos de la «Champions» ante el Marsella. El conjunto galo se aferra a su estadio, el Velodrome, donde no pierde desde el pasado mes de septiembre. De momento, se pone el cartel de víctima. «Si estamos los dos al cien por cien será muy complicado», dice Deschamps, su técnico.

Olympique de Marsella: Mandanda; Fanni, Diawara, Mbia, Heinze; Cissé, Lucho, Kaboré; Rémy, Brandao y Ayew.
Manchester United: Van der Sar, Evra, Smalling, Vidic, OShea; Carrick, Scholes, Fletcher, Nani; Berbatov y Rooney.Árbitro: Felix Brych (Ale).Estadio: Stade Vélodrome.Hora: 20:45 (GolT).