El transporte público incrementará sus tarifas por segunda vez en un año

Las nuevas subidas tarifarias comenzarán a aplicarse a partir del 1 de septiembre
Las nuevas subidas tarifarias comenzarán a aplicarse a partir del 1 de septiembre

BARCELONA- Los usuarios del transporte público en Barcelona y su área metropolitana tendrán que asumir la segunda subida tarifaria en lo que va de año. La Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM) anunció ayer que la subida del IVA repercutirá en la mayoría de títulos de transporte. La tarjeta T-10, la más utilizada con gran diferencia dentro del sistema de tarifa integrada del área metropolitana, costará 9,45 euros a partir del 1 de septiembre. Esta modalidad de tarjeta, ya sufrió una drástica subida del 12 por ciento, de 8,25 a 9,25 a comienzos de año con fuertes críticas por parte de los usuarios de transporte público.

Las nuevas tarifas de transporte público no repercutirán en el precio de los billetes sencillos, que ya vivieron un incremento del 38 por ciento, de 1, 45 a 2 euros a comienzos de año. De este modo, el aumento del 8 al 10 por ciento de IVA sí que afectará a las tarjetas multiviajes, aunque lo hará de distinta manera.

Según informó la ATM, el precio de la T-10 de una zona subirá en un 2,16 por ciento, el mayor aumento entre todos los títulos; mientras que la T-50/30 pasará de costar 37 euros a 37,70 –un 1,89 por ciento más–; y la T-Trimestre se encarece 2,5 euros, alcanzando el precio de 137,5 –un 1,85 por ciento más–. La Autoridad del Transporte también señaló que los usuarios con títulos adquiridos antes del 1 de septiembre podrán seguir utilizándolos hasta el próximo cambio de tarifas.

Cercanías, por otro lado, tampoco se ha quedado al margen. El billete sencillo se mantendrá al precio de dos euros. Además, se incrementarán los precios de los abonos mensuales y trimestrales y del Bono 10, que costará 8,25.

La Generalitat, por lo tanto, persiste en la idea de repartir el peso del aumento de tal manera que los títulos más utilizados son los que soportan un incremento más importante. La administración catalana justifica esta decisión de subir los títulos en que de este modo se beneficia a los usuarios habituales del transporte público, que utilizan tarjetas multiviajes, en detrimento de los esporádicos.