CiU y PNV presionan para incluir sus quejas políticas en la reforma

El líder de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, advirtió ayer de que la reforma de la Constitución que han pactado PSOE y PP «rompe el proceso constituyente» y consideró que es una «agresión» a la federación nacionalista, ya que están excluidos del proceso cuando tuvieron un papel «activo» en la redacción de la Carta Magna. «Nos sentimos completamente heridos», apuntó Duran Lleida.

Iñigo Urkullu
Iñigo Urkullu

El candidato no avanzó el sentido del voto, que dependerá de la aceptación de las enmiendas que presentarán, entre las que se incluirá la vieja petición nacionalista de fijar un límite al déficit fiscal entre las autonomías y el Estado, y otras para corregir aquello que entiende que «vulnera la Constitución y la autonomía financiera de Cataluña». «Si no fuera por el sentido institucional, no habría ningún motivo para no votar en contra de esta reforma, sería un no rotundo», añadió un Duran Lleida especialmente dolido con los socialistas porque el acuerdo entre PP y PSOE contradice la postura que mantenían Rubalcaba y Salgado de que los topes los establezcan las autonomías y no en el Congreso a través de una ley orgánica.

Pero también se refirió ayer a la reforma el PNV. El presidente del partido, Iñigo Urkullu, propuso «constitucionalizar» que el País Vasco «es una nación» y que la Carta Magna «acepte una relación de igualdad» con el Estado. Además, advirtió de que el País Vasco «no aceptó ni aceptará» que desde España «se limite» el futuro del País Vasco con un acuerdo unilateral, informa Ep. En un artículo publicado en su blog, Urkullu asegura que «al PNV no le ha gustado ni la forma ni el contenido de esta propuesta. Pero, y aunque los objetivos de PSOE y PP son otros, si es posible cambiar la Constitución para evitar problemas económicos, tiene que ser aún más posible cambiarlo para evitar problemas políticos. Y en eso se basa nuestra nueva propuesta».