El PSOE «indignado»

La Razón
La RazónLa Razón

Los socialistas están «indignados» por el «atropello» que pueden sufrir en Extremadura: dejar de gobernar en su penúltimo bastión autonómico; aunque la realidad es que lo perdieron el 22M. Arguyen que, si finalmente gobierna la lista más votada, se pervierte la voluntad popular. ¡Vaya majadería! Si los ciudadanos extremeños hubieran querido que gobernara Fernández Vara, le habrían votado a él y no al PP o a IU. El propio Vara ha reconocido con elegancia, que su fracaso electoral se ha debido a errores de su partido por lo que huelga echarle la culpa a nadie externo. En el colmo de los colmos, para muchos socialistas, IU no puede actuar como partido soberano y está obligado a salvarle el trasero al PSOE para que recupere lo que no ganó en las urnas. Por si no se han enterado Cayo Lara o Ferraz, estas dos formaciones trabajan conjuntamente en 35 municipios extremeños y en unos casos el alcalde es «popular» y en otros «izquierdista». ¿Por qué semejante pataleta desmesurada? Pues porque como cunda el ejemplo, el PSOE podría perder Andalucía, la joya de la corona socialista. A estas alturas de curso resulta prácticamente imposible que Griñán o cualquier otro candidato obtenga mejor resultado que Arenas, pero si éste no obtiene a mayoría absoluta, IU podría echarle una mano al socialista. Tras lo sucedido en Extremadura, le deben temblar las piernas.