Machu Picchu víctima de su propio éxito

El Machu Picchu recibe muchos visitantes al año y por ello peligra su conservación. El complejo arqueológico podría imponer unas cuotas diarias para controlas las visitas.

El complejo arqueológico inca de Machu Picchu, patrimonio cultural de la Humanidad, "es víctima de su propio éxito"por la presión turística que sufre, advirtió hoy en Lima la directora general de la agencia de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la búlgara Irina Bokova.

Bokova hizo estas declaraciones a la prensa tras reunirse con el presidente peruano, Alan García, al comenzar una visita de cuatro días con una agenda que incluirán un viaje a Machu Picchu.

La directora general no descartó que se pueda imponer un sistema de cuotas diarias de visitas a la ciudadela inca -que actualmente recibe a unos 3.000 viajeros al día-. Este asunto se discutirá en una reunión en mayo en París entre expertos peruanos y de la UNESCO.

 La decisión final sobre las cuotas de visitantes, a las que siempre se ha opuesto el gobierno peruano, no se decidirá hasta julio, cuando se reúna el comité del Patrimonio Mundial.

"Machu Picchu, como otros lugares similares en el mundo, supone un problema: cómo equilibrar la presión del turismo, el éxito y el reconocimiento, con la protección y la autenticidad de este sitio", reflexionó.

Más de dos millones de turistas

La ciudadela inca es la principal atracción para los turistas que visitan Perú, y que el año pasado sumaron 2.270.000 personas.

La importancia económica de Machu Picchu es tal que su cierre el pasado año durante dos meses debido a las inundaciones en la zona (que inutilizaron la vía férrea de acceso al lugar) supuso pérdidas de 185 millones de dólares (135 millones de euros).

Otros de los problemas que aquejan a la ciudadela y que previsiblemente serán tratados por Bokova son el descontrol urbanístico y estético que sufren los alrededores del monumento, consecuencia de la presión turística.

Tras la reunión con García, la funcionaria búlgara asistió a una representación del carnaval de Ayacucho en el Patio de Honor del Palacio de Gobierno.

Durante su visita a Perú, la directora general de la UNESCO tiene previsto reunirse, entre otros, con los ministros de Educación, Cultura y Ambiente. El miércoles se trasladará a Cuzco, antes de viajar el jueves a Machu Picchu, última etapa de su visita.