El Madrid puede ganar el clásico

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Lunes, 8: estrellados
Celebrada la décima jornada de la Liga de las Estrellas, la Liga de las Estrellas ofrece este aritmético horizonte: estrellados casi sin remisión Valencia, Sevilla y Atlético de Madrid, los tres tan lejos de los plutócratas Real Madrid y Barça en la tabla de clasificacion como el PSOE de ZP del PP de Rajoy en la tabla de los sondeos. ¿Es o no es desilusionante –pregunto– que, competitivamente, el Valencia esté ya a 9 puntos del Real Madrid y el Atlético y el Sevilla nada menos que a cuatro partidos, o sea a 12 puntos? Dos tiburones y 18 sardinitas: ésta es a día de hoy la fotografía de Liga de las Estrellas.


Martes, 9: Quique
Quique Sánchez Flores, el Mourinho del Atlético, no ríe nada en el banquillo. Cara triste, mirada triste y gesto triste. Mourinho, sin embargo, lo elogia. Si Mourinho cree en Quique,yo también. Pero Quique en el banquillo, lo reitero, no transmite sol y alegría. Y otra observación: leo que, tras el 2-0 , dijo que el objetivo del partido era no salir vapuleado del Bernabéu. Napoleón Bonaparte, por esa clase de expansiones tan sombrías, degradaba a sus mariscales. Sol, alegría y optimismo siempre, Quique.
–¿Aunque presienta que puede ser machacado?
–Aunque lo presienta, sí. Sin fe no hay religión y sin la religión de la fe uno es zombi, con permiso de los ateos. Contra lo difícil, fe; y, por supuesto, no proclamar jamás que el objetivo es evitar la somanta.


Miércoles, 10: Tea Party
Cada vez más, el fútbol es telefútbol y «share». Sea por la crisis de dinero o por la comodidad del sillón hogareño (en rebajas muy rebajadas, por cierto: culpa de la crisis), decrecen los abonos a los estadios en igual medida que crece el número de abonados al telefútbol.
–En casa, se está mejor– alegan los desertores de los estadios.
Marx lo vería de esta manera:
–El fútbol, en España, por lo que a la Liga se refiere, es una abismal lucha de clases: dos patronos, el Real Madrid y el Barça, que se llevan las orejas y el rabo del león del «share», y el lumpen (los 18 coristas).
Visión marxista, claro. De todos modos, la ola «made en USA», contrarrevolucionaria o revolucionaria según se mire, del «Tea Party» ha llegado también al fútbol (algo comenté al respecto el pasado lunes), y la «movida» de este «Tea Party» balómpedico, en ebullición, encañona agresivanmente la avaricia capitalista de los dos patronos.


Jueves, 11: a tope
La divisa laboral de Mourinho es «a tope». Sergio Canales es todavía un «crío». ¿Quién es abogado del Estado o notario a los 19 o 20 años? Estar en el Real Madrid a esa edad es tan formidable como ganar una oposición supina. Mourinho no engaña ni se engaña: «Hay que trabajar a tope». Luego quien no trabaja a tope es imposible que esté a tope y juegue a tope. El Real Madrid de Mourinho es así porque Mourinho, y esto es bueno para el Real Madrid, detesta al remolón, al que sestea, al que no se vacía. Declarando públicamente que no le ha gustado contra el Murcia, Mourinho no humilla al «crío» Canales. Sencillamente, le hace un señero favor. Claro que podría habérselo dicho también de este otro modo: «Eres un "crío", pero tienes la suerte de no ser mileurista y vestir la camiseta del Real Madrid, luego súdala hasta la extenuación, o sea a tope». Exigente hasta la antipatía, lo cual nos recuerda aquello de «papá,el maestro me tiene manía».


Sábado, 13: predicción
Contra el Villarreal, el Barça las ha pasado hoy izas,rabizas y colipoterras (Cela). Presentir y predecir es cosa de locos o atolondrados. Lo sé. Tengo la corazonada, sin embargo, de que el día 29, en el Camp Nou, el Real Madrid puede repetir noche putareña para los azulgrana con empate o victoria, incluso. Hay «huecos, fallos, vacíos» en el sistema defensivo de Guardiola, y por ellos pueden colarse con estropicio hogareño los cañones de Navarón de Mourinho.