Ifema espera cerrar el año con beneficios a pesar de la crisis

Durante los primeros seis meses del año, sus recintos feriales han acogido más de 400 eventos y 1,1 millones de visitantes, lo que, según explicó el presidente del comité ejecutivo de la sociedad, Luis Eduardo Cortés, le permitió lograr unos ingresos de 60 millones de euros en el primer semestre, lo que supone un descenso de entre un 8% y un 9% y unos beneficios antes de impuestos (Ebitda) de 15,2 millones.

En la imagen, Luis Eduardo Cortés (en el centro) como José María Álvarez del Manzano (izqda.) y Fermín Lucas (dcha.)
En la imagen, Luis Eduardo Cortés (en el centro) como José María Álvarez del Manzano (izqda.) y Fermín Lucas (dcha.)

Dificultades de las pymes
Cortés consideró más que aceptable el descenso de las ventas teniendo en cuenta la difícil coyuntura económica que atraviesa España. «Son muchos ingresos si tenemos en cuenta la situación que estamos viviendo este año, que ha sido el peor desde el comienzo de la crisis. Las pequeñas y medianas empresas, que son con las que trabaja principalmente Ifema, tienen ahora menos músculo financiero para aguantar, y eso se nota», explicó el presidente del comité ejecutivo.

A pesar de esta caída en los ingresos en los primeros meses del año, Cortés prevé que Ifema cierre el ejercicio con ganancias. «Si las cosas no se tuercen, podremos dar beneficios muy pequeños, pero beneficios. Y eso en la situación actual es bueno e importante porque seguiremos sin costarle dinero a las administraciones públicas», concluyó. Tanto Cortés como José María Álvarez del Manzano, presidente de Ifema, ensalzaron tanto esta capacidad de la sociedad para generar sus propios recursos como su nivel de endeudamiento como dos de las fortalezas de Ifema. «A nosotros la crisis nos pilló con los deberes hechos, con endeudamiento cero. Y por eso resistimos de forma aceptable las circunstancias», explicó Álvarez del Manzano.

Subvenciones devueltas
Incidiendo en esta cuestión, Cortés destacó que, en una época en la que la deuda de las administraciones públicas españolas es tan elevada como preocupante, y cuando el grifo del crédito está cerrado, «es muy importante que Ifema pueda mantenerse a sí misma. El capítulo de las subvenciones se cerró hace años, devolviendo todo el dinero que nos prestaron», explicó. De cara al futuro, Ifema mira hacia fuera. Cortés explicó que su estrategia pasa por «ir a hacer alguna actividad, feria o evento en países interesantes en el mundo, como India o Emiratos, y mirar siempre a Iberoamérica, siendo ahora mismo Brasil uno de los países más potentes. También miramos a África, que parece que está un poco abandonada y, en cambio, tiene un enorme potencial que todavía no está bien considerado. Tenemos mucho camino recorrido también intentando hacer cosas en Angola», anunció Cortés.

China
Feria de Madrid está trabajando también tanto en China como en otros países del área, caso de Singapur, en diferentes proyectos en colaboración con operadores locales expertos en el sector ferial. Asimismo, tiene avanzadas varias líneas de trabajo en India, además de en Dubái, mercado este último en el que se está desarrollando una colaboración con el principal organizador ferial del Emirato. En Miami, Ifema está avanzando en un proyecto en colaboración con el principal organizador local y con distintas entidades para la organización de una feria de bienes de consumo que ayude a abrir mercado a varias empresas españolas». Una segunda estrategia pasa por traer «congresos importantes de fuera».

Vender la marca España
Ifema es muy consciente de que la crisis ha deteriorado enormemente la marca España. Por eso, tratará de utilizar sus actividades más allá de las fronteras nacionales no sólo para ganar dinero, sino también para reparar en la medida de lo posible el prestigio de España. «Hay que vender la imagen de España y, para eso, hay que salir fuera y hacerlo bien», explicó Cortés, que lo considera como el trampolín necesario para la mejora de las compañías españolas. Lo más sensato para emprender estos negocios, explicó, es hacerlo en compañía de un socio local dado que son los que conocen más a fondo los mercados y su funcionamiento.