La prensa inglesa alienta la teoría de la conspiración: Paul tenía un doble

Ahora habrá quien presuma de que aquella mañana de julio ya lo había advertido. Que aquel que se comió la ostra con la bandera de España y rechazó la holandesa no era el pulpo Paul, que se movía de forma distinta, que tenía los tentáculos más cortos, que miraba de otra forma. El caso es que ya tenemos teoría de la conspiración, según la cual el animal había muerto el día anterior y en su lugar se colocó un doble. Como para descubrirlo.

La última aparición pública del pulpo Paul
La última aparición pública del pulpo Paul

La teoría, difundida por la prensa inglesa, la sostiene la directora de cine china Jiang Xiao, que trabaja concienzudamente en una película sobre la obra y milagros (nunca mejor dicho) del cefalópodo. Y asegura que tiene pruebas.

"Estamos convencidos a un 60 o 70 por ciento de que Paul murió el 9 de julio y que los encargados del acuario Sealife de Oberhausen decidieron mantener oculta su muerte", según ha explicado Jiang al periódico inglés The Guardian. En su lugar se colocó un doble, aunque "es imposible notar las diferencias".

Para ratificar su teoría, explica que cada vez que ha intentado indagar en el asunto con los responsables del acuario les ha encontrado "nerviosos y asustados"ante la posibilidad de que esta noticia pudiera confirmarse y sin ninguna intención de colaborar. Pese a todo, los responsables del acuario han desmentido en este diario que el animal muriera en julio: "No es cierto. Ha muerto en octubre por causas naturales y después de dos años y medio de vida, lo normal en un pulpo".

Sea una sospecha cierta o una simple maniobra de promoción, lo cierto es que Jiang Xiao se ha empleado a fondo en esta película, que lleva por título "¿Quién mató a Paul?", y que pretende ser un homenaje al pulpo más famoso de los últimos tiempos. De fondo, la posibilidad de que todo haya sido un montaje y que detrás de las predicciones del animal haya todo tipo de intereses ocultos.

Según comunicaron sus cuidadores, el pulpo Paul murió el martes 26 de octubre en el acuario Sea Life de Oberhausen, después de haber acertado el resultado de todos los partidos que disputó el equipo local, Alemania, y el resultado de la final entre España y Holanda (1-0). Murió como un héroe: su cuerpo será incinerado, sus cenizas esparcidas y se abrirá un libro de condolencias en el acuario para que los visitantes le den su último adiós.