El PP avisa a Mas que no le dará apoyo gratis tras votar no a Rajoy

Un día después de que CiU votara en contra de la investidura de Mariano Rajoy, los populares catalanes no podían ocultar ayer su enfado. La presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, manifestó durante toda la sesión plenaria su cabreo a diferentes miembros del Govern de CiU, especialmente porque hay muchos frentes abiertos en Cataluña que pueden necesitar la ayuda del PP.

Sánchez-Camacho avisó ayer a Mas que el PP no va dar «un cheque en blanco» al Govern
Sánchez-Camacho avisó ayer a Mas que el PP no va dar «un cheque en blanco» al Govern

BARCELONA- Ante el enojo de los populares, Artur Mas optó por reconducir la situación para no romper la colaboración con el que, hasta ahora, ha sido su principal socio. El presidente de la Generalitat convocó a su despacho en el Parlament a Sánchez-Camacho para explicarle las razones de CiU para votar en contra de Rajoy y, en todo caso, para dejar claro que su intención no es dar portazo al PP.

A lo largo de una hora y media, Mas trató de separar dos realidades políticas, la del Congreso y la del Parlament, e insistió en que votar en contra de la investidura de Rajoy no significa cerrar la puerta al diálogo a lo largo de la Legislatura. «Están preocupados porque no han calculado bien el alcance de votar en contra de la investidura», opinó el entorno de Sánchez-Camacho.
Al PP catalán le pedía ayer el cuerpo romper la baraja con CiU, pero, en realidad, nunca se planteó tal extremo porque su intención es apostar por la responsabilidad política. «No nos vamos a echar al monte, pero tampoco vamos a dar un cheque en blanco al Govern», aseguraron fuentes populares.

La primera prueba de que el PP catalán seguía decidido a mantener una actitud constructiva se visualizó ayer mismo, durante las votaciones en el pleno de dos de las denominadas leyes ómnibus, que pretenden simplificar trámites y agilizar la administración. Ambas salieron ayer adelante gracias a los votos populares, aunque PSC y ERC dieron su apoyo parcial para permitir la aprobación de algunos de sus apartados. Hoy se votará la tercera ley ómnibus, la referida a la promoción de la actividad económica. «El PP mantendrá esta actitud responsable porque creemos que es importante que Cataluña salga de la crisis», manifestó Sánchez-Camacho a la salida de la reunión con Mas.

Antes, durante la sesión de control, la presidenta del PP catalán ya dio muestras de que su partido no iba a dejarse llevar por la irritación provocada por el voto de CiU en contra de la investidura de Rajoy. «El PP no les pagará del mismo modo y no actuará como ustedes», dijo. Lo cierto es que el grueso de la negociación entre el Govern y el PP para la aprobación de las leyes ómnibus ya se había realizado, pero durante algunas horas Sánchez-Camacho quiso mantener la incertidumbre para intimidar a CiU.

El frente de los presupuestos
El Govern tiene que buscar socios para aprobar los presupuestos de 2012 y el PP piensa poner el precio más alto todavía, algo que molesta en CiU. Los populares piensan colocar varias líneas rojas, entre ellas una para impedir la implantación del copago sanitario (un euro por medicamento recetado) y otra para oponerse a la tasa turística (de uno a tres euros por cada noche en un hotel).

Mientras la negociación no encara su fase final, Mas lanzó un mensaje conciliador respecto al entendimiento con el Gobierno, asegurando que colaborará si se respeta a Cataluña.

 

Claves
1/ El congreso
El voto en contra de CiU a la investidura de Rajoy irrita al PP después de ofrecer su colaboración a Mas en Cataluña durante un año.

2/ El Parlament
CiU insiste en separar las realidades del Congreso y del Parlament para no romper puentes con el PP.

3/ Socio preferente
Sánchez-Camacho advierte al Govern que su colaboración tiene precio y le exige lealtad recíproca.

4/ Mas-Rajoy
El presidente de la Generalitat asegura que está abierto a colaborar con «toda intensidad» con Rajoy, siempre y cuando respete las reivindicaciones que formula Cataluña.