El jurado popular considera culpable de homicidio al acusado

La Fiscalía mantiene la petición de 13 años de prisión

SEVILLA- Un jurado declaró culpable de homicidio, por mayoría de siete votos a dos, a Óscar Riquelme, el hombre de 33 años acusado de matar a Francisco José Guerrero el 25 de marzo de 2011 en un botellón celebrado en el Charco de la Pava, con motivo de la Fiesta de la Primavera.
En un veredicto hecho público ayer, el jurado consideró que el imputado es culpable de un delito de homicidio y no de asesinato, como pedía la acusación particular, ya que cree que el ataque perpetrado por el acusado «no fue absolutamente sorpresivo» y que la víctima «tuvo posibilidad de repeler, esquivar o parar el golpe» al producirse el ataque.
Para considerar probado que Óscar Riquelme fue el autor del «navajazo», el jurado ha tenido en cuenta, además de la declaración del acusado y de los testigos que vieron a éste empuñando una navaja, el testimonio prestado por la testigo protegida en el juzgado de Instrucción, al que han otorgado «más credibilidad» que al prestado en el juicio.
En fase de instrucción, la testigo protegida declaró que, tras salir de unos matorrales, vio a dos personas de espaldas, concretamente el «gordo» a la izquierda y otra persona más delgada a la derecha, que se situaban frente a la víctima, y dijo que «la mano de la navaja salía más del ‘gordo'». No obstante, en el juicio dudó. El jurado, que se mostró contrario tanto a que se le conceda el indulto como a que se le suspenda la ejecución de la pena, dio como hecho probado que, tras una discusión originada por motivos que se desconocen, el acusado propinó un «navajazo» a Francisco José Guerrero «con ánimo de causarle la muerte», ya que, además, dirigió la puñalada a una zona vital, consiguiendo atravesar el hemitórax izquierdo y provocarle una parada cardiorrespiratoria de la que no logró sobreponerse.
La Fiscalía mantuvo su petición para el acusado de 13 años de cárcel y el pago de una indemnización de 150.000 euros.