Los socialistas hacen autocrítica y apuestan por retornar a sus raíces

En el partido del puño y la rosa reconocen que así no van a ninguna parte y llaman a los suyos a participar más activamente de la vida social

Julio Villarrubia, en la imagen junto al también socialista Fernando Pablos, antes de participar en la Escuela de Otoño que las Juventudes Socialistas en Castilla y León celebraron ayer en Salamanca
Julio Villarrubia, en la imagen junto al también socialista Fernando Pablos, antes de participar en la Escuela de Otoño que las Juventudes Socialistas en Castilla y León celebraron ayer en Salamanca

Salamanca- «Cualquier tiempo pasado siempre fue mejor», dice el sabio refranero español. Pues eso es lo que deben pensar los socialistas en estos momentos, un tanto abatidos por los malos resultados que han cosechado en las últimas elecciones, ya sean regionales o nacionales, y que han situado al partido del puño y la rosa en sus peores cifras históricas, con batallas internas por el poder, y con una crisis ideológica y de liderazgo que amenazan con desintegrar al partido.

En Castilla y León, los socialistas de esta Comunidad celebraron el pasado viernes su Comité Autonómico, el primero de su líder, Julio Villarrubia, tras seis meses como secretario regional del PSOE. Un cónclave en el que los del puño y la rosa han hecho autocrítica y han cerrado filas en torno a Villarrubia, en el que confían para poder recuperar más pronto que tarde la credibilidad perdida en la ciudadanía. Para ello, el Comité ha aprobado hasta siete resoluciones en diferentes ámbitos, que servirán de guía a todos los dirigentes socialistas para combatir los recortes del Gobierno y, como pidió el propio Julio Villarrubia, ser útiles a la sociedad.

 Una de estas resoluciones, firmada por el socialista Manuel Fuentes, da un toque de atención a la situación actual que vive el socialismo y llama a hacer un análisis sincero de la realidad del partido, para después «contemplarnos a la luz de los principios que nos han guiado y orientado a lo largo de la historia». La propuesta, titulada «Así no vamos a ninguna parte. Hay otra forma de hacer las cosas», hace autocrítica y admite que el partido no ha estado a la altura ni ha respondido a lo que la sociedad pedía, y llama a los socialistas a renovarse y recuperar sus raíces, «pero no en interés personal ni del partido, sino para dar respuesta, desde nuestros principios, a las necesidades y demandas de los ciudadanos». El documento aprobado llama a defender lo público con valentía en defensa de los desfavorecidos ante un Gobierno «voraz con los más débiles», y para ello, el texto pide a los socialistas que salgan a la calle y escuchen a la gente y sus necesidades, y participen más activamente en la vida social «para demostrar a la sociedad el auténtico espíritu del PSOE».

Escuela de Otoño
Por otra parte, Villarrubia participó ayer en una jornada de las Juventudes Socialistas, que reunió a un centenar de jóvenes del partido en Salamanca para buscar soluciones a los problemas que afectan a la juventud. El líder socialista animó a los jóvenes a que sean optimistas y a que apuesten por construir el futuro sin la resignación actual ni la nostalgia del pasado.