Así contamos cómo consiguió su primer anillo

Los Angeles Lakers se proclamaron campeones de la NBA y Pau, el primer jugador español en conseguir el título. Su aportación durante toda la temporada, decisiva.

.
.

Al lado de Disneyworld, Pau Gasol cumplió su sueño y llevó el baloncesto español al más allá. Los Angeles Lakers derrotaron (86-99) a Orlando Magic en el quinto partido de la final y lograron el decimoquinto título de su historia. Es el primero de Pau, el primero de un jugador español; el cuarto de Kobe Bryant, el Jugador Más Valioso (MVP); el décimo de Phil Jackson, el técnico más laureado de la historia.

En menos de año y medio, Gasol ha sido la pieza clave para convertir a la franquicia más reconocible de la NBA en los nuevos campeones del mundo, tal y como figura en en el anillo que la Liga entregará a los ganadores en el arranque de la próxima temporada.Pau Gasol comenzó a conquistar el título después de perder las anteriores finales ante los Celtics de Boston. Las críticas se cebaron con él. Le acusaron de ser demasiado blando, de no plantar cara a Kevin Garnett. Decidió transformarse y con 27 años, instalado en la elite desde hace diez, se reinventó.

Trabajó en verano, ganó la plata con la selección en Pekín y afrontó su octava temporada en Estados Unidos con el único objetivo del anillo. Su orgullo y la capacidad de trabajo le convirtieron en un jugador nuevo. Su reacción en los vestuarios del Amway Arena resultaba reveladora de todo lo que ha pasado este año, el más exigente de su carrera y en el que mejor ha respondido: «Es una de las cosas más difíciles que he hecho en mi vida. Estoy muy feliz, es una sensación única el poder disfrutar de esto ahora mismo; es algo tan difícil, el llegar aquí y conseguirlo, que te das cuenta de todo lo que ha costado, de que todo el trabajo ha merecido la pena».El título y su rendimiento durante toda la temporada han servido para silenciar a los que seguían desconfiando de él. A medida que los partidos avanzaban, su juego mejoraba y la influencia en el equipo crecía. Con la llegada de los «play-offs», se ha convertido definitivamente en la segunda referencia «laker». Se le escuchaba en el vestuario y la final ha sido el impulso definitivo. Ha convertido a la estrella de los Magic, Dwight Howard, en un jugador intrascendente.

Sus reflexiones en los vestuarios, después de que se le escaparan algunas lágrimas, revelaron la madurez de Gasol: «He hecho mi trabajo y la sensación que tengo es simplemente maravillosa. He cumplido con mi trabajo y eso también me hace ser feliz», comentó abrazado al trofeo Larry O'Brian y después de dejar la ban- dera española con la que subió al podio de los campeones.Con Pau da la sensación de que lo mejor está siempre por llegar. Su espíritu competitivo y su ambición le provocan que siempre persiga nuevas metas. Está en el mejor sitio para ello y con la mejor compañía posible, la de Kobe Bryant. Ambos estarán unidos al menos durante las dos próximas temporadas. Los Lakers afrontan una etapa decisiva para saber si están en condiciones de repetir el título e incluso convertirse en una dinastía.

Las dudas sobre el futuro del técnico y la necesidad de que Odom y Ariza renueven son los objetivos fundamentales para repetir anillo y para que Pau vuelva a sentirse como se sintió ayer: «Es maravilloso ser el mejor de los mejores. El título sabe a gloria. Ahora quiero disfrutar de mi país». De los Lakers se despide hasta octubre; ahora, la selección sueña con recuperarle.