AI acusa a Cuba de crear un clima de miedo entre periodistas y disidentes

«Teníamos la esperanza de que el Gobierno entendiese que lo que hacíamos era un derecho; no hacíamos daño a nadie (...). Sencillamente intentábamos decir lo que estaba ocurriendo en el país, ellos consideraron que era peligroso», declaró ayer Yosvani Anzardo, periodista independiente al que el régimen cubano cerró su sitio web de noticias Candonga. Ayer Amnistía Internacional (AI) denunció situaciones como la de Anzardo, quien además, estuvo detenido durante catorce días en septiembre de 2009. La ONG asegura que «el represivo sistema legal cubano ha creado un clima de temor entre periodistas, disidentes y activistas, poniéndolos en riesgo de arrestos arbitrarios» y pidió al Gobierno cubano «revocar o enmendar las medidas legales que limitan la libertad de expresión, terminar con el hostigamiento de los disidentes, liberar a todos los presos de conciencia, y permitir el libre intercambio de información a través de internet y otros medios».Según AI, el Gobierno cubano intenta justificar su incapacidad para proteger los derechos humanos señalando los efectos negativos del embargo impuesto por EE UU. Para su directora adjunta para las Américas, Kerrie Howard, «el Gobierno necesita encontrar soluciones para terminar con las violaciones contra los derechos humanos, y no excusas para perpetrarlas».Fariñas: «Grave crítico»El también periodista y disidente cubano Guillermo Fariñas, en huelga de hambre y sed desde hace más de cuatro meses, ha experimentado una ligera mejoría en su estado de salud aunque sigue «grave crítico», dijo ayer a Efe su madre, Alicia. La salud de Fariñas, quien reclama con su ayuno la liberación de los presos políticos enfermos, se ha deteriorado en los últimos días con varias afecciones.