«He encontrado 300 millones debajo de una alfombra»

El partido de Cascos halló en Asturias facturas no contabilizadas por el PSOE

MADRID – Inmerso como está el Gobierno en embridar las cuentas públicas de Asturias, y con la posibilidad más que real de que intervenga sus cuentas para evitar que se desvíe del objetivo de déficit, salen ahora a la palestra algunos datos que revelan el estado económico en el que quedó esta comunidad tras el paso del Ejecutivo del socialista Vicente Álvarez Areces, presidente hasta julio de 2011. Ramón del Riesgo Alonso, consejero de Hacienda de Foro Asturias, el partido que sucedió al PSOE en el Principado, reveló el 6 de marzo a los demás consejeros y al ministro Cristóbal Montoro que había recibido en herencia una cantidad millonaria de facturas no contabilizadas.

Según las actas del encuentro, celebrado en el marco del Consejo de Política Fiscal y Financiera, y a las que ha tenido acceso LA RAZÓN, Del Riesgo pidió medidas para que tal agujero no pudiera reproducirse en el futuro: «Yo me he encontrado en mi casa con 300 millones de euros metidos debajo de una alfombra, ¿no va a pasar nada?», dijo.

«Eso es algo que debemos evitar en nuestro país, un país riguroso, fiable, que tiene que cumplir con los presupuestos», le respondió Montoro, apelando a la ley de transparencia para castigar a los que incurran en tales prácticas.

Esta intervención tuvo lugar al finalizar un encuentro en el que el ministro tuvo que hacer gala de toda su habilidad dialéctica para abortar un conato de rebelión autonómica contra el objetivo de déficit del 1,5% fijado para estas administraciones en 2012. La mecha la intentó prender la consejera socialista andaluza Carmen Martínez Aguayo, aunque algunos de sus argumentos los emplearon también –de forma, mucho más sosegada– sus homólogos de Cataluña y Canarias. Según las actas, el ministro aprovechó el encuentro para esgrimir la necesidad inaplazable de cumplir los deberes y transmitir seriedad ante los inversores y los socios europeos, a la vista del agujero dejado por el PSOE.

Ante ello, Aguayo reclamó que el Estado alterara el objetivo para descargar de algo de peso a las autonomías, y pidió que éste no fuera igual para todas ellas, a lo que Montoro se negó de plano, dados los compromisos del país.

«Jamás se habló de incumplir»
«El Gobierno está convencido de que para salir de esta recesión, y para financiar correctamente la salida de la misma, tenemos que seguir ajustando a la baja el déficit público... Otro objetivo nos llevaría a una imagen que realmente sufriría un deterioro grave», explicó, recalcando que «por parte del Gobierno jamás se ha hablado de nada que sea incumplir la senda de evolución y de corrección a la baja que nos llevaría al objetivo del 3% del déficit en el año 2013».

«El argumento de que hay que hacer un reparto diferente es equivalente a insistir en que la comunidad que lo pida lo que está pidiendo es que le relajen el déficit público... y no lo puedo compartir», remarcó el ministro.
 
Andreu Mas-Colell, consejero catalán, también pidió el reequilibrio y lamentó que «se haya eliminado la opción de reducción de los salarios públicos», aunque defendió la apuesta por la austeridad del Gobierno de Rajoy.


El debate en el Consejo
- Andreu Mas-Colell (Cataluña): «Aprobamos y aplaudimos la iniciativa del presidente Rajoy al situar el objetivo de déficit en un nivel más realista, pero la distribución del ajuste entre la Administración Central y las comunidades no nos parece ni proporcionada ni equitativa».
- Cristóbal Montoro (Gobierno):  «No debemos polemizar sobre quién está haciendo el mayor esfuerzo, porque les puedo garantizar que el esfuerzo lo estamos haciendo muy intenso en términos de reducción de gastos del Estado».
- Carmen Martínez Aguayo (Andalucía): «Situarnos a las comunidades en un objetivo que será muy difícil de cumplir de manera innecesaria a la hora de hacer el reparto nos deslegitima frente a los inversores».
- Cristóbal Montoro: «El argumento no lo puedo compartir y creo que es perjudicial y dañino para la imagen que estamos construyendo. No se puede apelar a un objetivo de Estado cuando no se ha cumplido en el pasado, cuando se está generando una deuda comercial importante y cuando lo que estamos viviendo es, en definitiva, la necesidad de ganar entre todos la credibilidad, la credibilidad ante nuestro compromiso europeo».
- Javier González Ortiz (Canarias): «No estamos de acuerdo con el reparto igualitario para todas las comunidades autónomas porque no tiene en cuenta ni las realidades ni los esfuerzos ni las posibilidades de cada una de ellas».
- Cristóbal Montoro: «Aquellos que tienen unos presupuestos que se hayan atenido a las previsiones del Gobierno anterior es evidente que están completamente desfasados».