Argentina afina su propuesta

Los de Maradona están prácticamente en octavos tras golear a Corea del Sur. Un grave error de Demichelis retrasó la rendición de los asiáticos

Argentina vuela y pone un pie en octavos

Mientras España se ahoga en las dudas tras la derrota ante Suiza, Argentina crece con la tranquilidad que da tener seis puntos después de los dos primeros partidos. Maradona tiene muy claro lo que quiere de sus futbolistas y éstos creen ciegamente en su técnico, dos características indispensables en un equipo dispuesto a alcanzar el éxito. La goleada a Corea del Sur no sirve para sacar conclusiones definitivas, aunque sí confirma que los albicelestes van a más, con sus virtudes y a pesar de sus defectos. Argentina se siente campeona cuando el balón lo tienen sus delanteros, pero es una más si se trata de defender. Cuando Messi arranca para terminar la jugada o para combinar con otro de los delanteros, es inevitable pensar que llegarán lejos en el torneo. Lo mismo sucede si se tiene en cuenta la inteligencia táctica de Mascherano, capaz de equilibrar por sí solo el medio centro y guardar la espalda a todos los que juegan por delante de él. El instinto de Higuaín para encontrarse con el gol casi sin querer, además de la pólvora que guarda Maradona en el banquillo por si las cosas se tuercen, completan el catálogo de razones para el optimismo.La rigidez de los cuatro de atrás centra el capítulo de las dudas. La ingenuidad ofensiva de Nigeria y Corea no ha evitado que al funcionamiento defensivo del grupo de el «Pelusa» se le haya visto el plumero. Sólo han recibido un gol, después de un error individual de Demichelis, pero la sensación es la de que cuando lleguen rivales con más pegada el cuento puede no ser tan bonito. De momento, es precioso, gracias a las apariciones de Messi, la puntería de Higuaín y el miedo de los coreanos, a los que les temblaron las piernas al tener enfrente a un rival con dos títulos mundiales en su escudo. Los orientales no fueron ni la mitad de descarados e inteligentes que en el primer choque ante Grecia. Sólo tras el descanso, y después de un regalo inesperado, se atrevieron a discutir, tímidamente, los tres puntos a su enemigo. Argentina perdió la serenidad tras el fallo de su defensa central y hasta algún contragolpe coreano pudo convertirse en el empate a dos. Pero el partido terminó como comenzó, con goles y dominio abrumador de los de azul y blanco.Maradona buscó una solución para cerrar el partido y encontró a su yerno, que jugó un cuarto de hora final perfecto. Agüero, que sólo está por delante de Palermo en la lista de atacantes de su suegro, participó en los últimos dos goles. Primero con un pase a Messi en el inicio de la jugada del tercero y después con un magnífico centro a Higuaín, que completó de cabeza el marcador y un triplete histórico. Ficha 4. Argentina: Romero; Jonás Gutiérrez, Martín Demichelis, Walter Samuel (Nicolás Burdisso, m.23), Gabriel Heinze; Javier Mascherano, Maxi Rodríguez, Ángel Di María; Lionel Messi, Carlos Tévez (Sergio Agüero, m.75), Gonzalo Higuaín (Mario Bolatti, m.83) 1. Corea del Sur: Jung Sung-ryong; Oh Beom Seok, Cho Yong Hyung, Lee Jung Soo, Lee Young Pyo; Ki Sung Yueng (Kim Nam Il, m.46), Kim Jung Woo; Lee Chung Yong, Park Ji Sung, Yeom Ki Hun; Park Chu Young (Lee Dong Gook, m.81) Goles: 1-0, m.17: Park Chu Yueng en propia puerta tras una falta sacada por Messi; 2-0, m.33: Higuaín de cabeza; 2-1, m.45: Lee Chung Yong; 3-1, m.76: Higuaín; 4-1, m.80: Higuaín Árbitro: Frank de Bleeckere (BEL), amonestó a los surcoreanos Yeom Ki Hun y Lee Chung Yong y a los argentinos Jonás Gutiérrez, Javier Mascherano y Gabriel Heinze.