Thiago

La Razón
La RazónLa Razón

Thiago Alcántara ha estado en el mercado más que en la plantilla barcelonista de la próxima temporada. La gran ambición del club azulgrana es recuperar a Cesc Fábregas, operación que le puede costar una fortuna y que su rendimiento, al final, tal vez no sea superior al que puede darle Thiago dentro de un par de años. Tan buenas perspectivas tiene Cesc para ser el sucesor de Xavi como Thiago, que, además, es hasta más joven. Varios jugadores barcelonistas nacidos en La Masía han figurado en la lista de posibles ventas, de negocios encaminados a hacer caja para poder pagar el traspaso de Cesc. Incluir a Thiago en tal operación era correr el riesgo de que se convirtiera en gran estrella en otro club. No había unanimidad en la posibilidad del traspaso. Dentro del club se sopesaba el valor del jugador y la conveniencia de conservarlo. Después del gol que marcó a Suiza en la final de la Eurocopa Sub'21, el valor del futbolista ha aumentado. Ponerlo en venta sería atraerse las iras de los aficionados. Si se luchó por recuperar a Piqué y ahora se insiste en lo mismo para contar con Cesc, sería pura contradicción aceptar la salida de Thiago. Ya ha jugado en el primer equipo y con aplauso general. Ya no es diamante en bruto. Hay jugadores que no quieren ser monedas de cambio, pero la cantera también está para ello. No es el caso de Thiago.