El riesgo de un déficit

La Razón
La RazónLa Razón

¿Qué le parece que se traspase el patrimonio de la Seguridad Social a las comunidades autónomas?
–Es una operación de enorme calado y trascendencia. Que se decida la desamortización de una gran parte del patrimonio de inmuebles de la Seguridad Social resulta inaudito. El Gobierno ha demostrado no tener ningún sentido de la prudencia al introducir un elemento añadido de perturbación económica y social, pues este mecanismo si no se ha utilizado ya es porque plantea serias dudas sobre su viabilidad. Además, esta materia exige todo menos una decisión precipitada, fruto de la necesidad perentoria de votos en la Cámara.
 

Este traspaso del patrimonio, ¿podría provocar un déficit en la Seguridad Social?
–Sería un dramático epílogo a este proyecto de ley, que se presentó como la reforma que pretendía garantizar la sostenibilidad y el equilibrio de la Seguridad Social, que acabara con el desmantelamiento y la pérdida de patrimonio acumulado durante décadas por las cotizaciones de millones de trabajadores y empresarios. Hacer salir este patrimonio que la Seguridad Social tiene en inmuebles minora sus cuentas y recursos de forma más que notable. Y su primer efecto sería la entrada inmediata en déficit del sistema.

Aumentar la edad de jubilación a los 67 años, ¿es la reforma que necesitaba la Seguridad Social?
–El sistema necesita reformas, siempre las ha necesitado y las necesitará. Queremos que los cambios sean profundos, pero no a costa de sacrificios ni penalizaciones injustas o innecesarias, sino mediante incentivos eficaces. Trabajando más años el endurecimiento de las condiciones de acceso a las pensiones altas y la percepción de no poder alcanzarlas puede actuar como desincentivo para la continuidad laboral. Éste es un proyecto que baja las pensiones, unas a las bravas y otras más sutilmente.