«Con Rocío Jurado intentó tener hijos biológicos»

«Más cornadas da la vida». Todavía recuerdo cuando José Ortega Cano hizo suya esa frase en un programa de Antena 3 Televisión. Y el «maestro» en el arte de torear no anda muy desencaminado… Retomaremos su historia para poder ver cómo un sacrificado torero sale del espectáculo del «Bombero Torero», triunfa como matador, se casa con «la más Grande» (me río de la «Panto»), adopta con ella a dos hijos y abandona los ruedos para acompañar al amor de su vida en su «última gira». Por desgracia, esa temporada no se dio en las mejores plazas sino en los «mejores hospitales» americanos y españoles… Rocío Jurado muere y el maestro se queda roto y desolado, pese a contar con el apoyo de sus familiares e hijos, Gloria Camila y José Fernando. ¿Cuándo empieza el declive de José Ortega Cano?¿Cuál es el problema que le acompaña desde hace años?¿Qué le impide ser feliz y reconciliarse con todos los suyos?
Desde el principio de su matrimonio, José ya tenía un serio problema con el alcohol. Él mismo lo ha terminado por reconocer en diversos programas de televisión. Muchos de los que nos dedicamos al negocio del corazón lo vimos ya en la boda de Eugenia Martínez de Irujo con Francisco Rivera Ordóñez. Aquel día de otoño José, Rocío y una «treintena más» lo vieron y lo rieron. José estaba «ebrio», bailando mientras Rocío cantaba… Los presentes no podían aguantar y disimular la risa que les hacía ver al matador hacer «requiebros», tocar pitos y taconear. Me pidió la cámara Vicky, la entonces mujer de «El Cordobés». Tiró una ráfaga de quince fotos al maestro Ortega Cano que bailaba «muy agustito» junto a Rocío, su mujer. Quince «flashazos» en tres segundos que sacan de sus casillas a «la más Grande» y girándose al tiempo que se remanga me suelta una «ensalada de bofetones» pensando que había sido cosa mía. Como pude me zafé y logré escapar entre la sillas de los presentes y salí por debajo de la lona de la blanca carpa. Las fotografías en blanco y negro eran parte de mi regalo de boda a Eugenia… incluidas las del momento descrito.

Mi respiro duró muy poco. José Ortega Cano salió detrás de mí a buscarme. Nunca sabré si lo que quería era el carrete o escapar de la vergüenza de ver cómo lo más granado de la sociedad española era testigo y se reía de lo que ya era un «serio problema con el alcohol». Desde entonces el problema le persigue. Muchos lo hemos sabido y también lo hemos callado.
Llevo 48 horas intentando hablar con José Ortega Cano. No coge el móvil, nunca está en la casa de Yerbabuena. Siempre le pillo por el campo dando una vuelta. A falta de su testimonio he conseguido hablar con su hermana Mari Carmen, que trabaja en Antena 3 desde siempre. Carmen sabe todo de su hermano. Hablar con ella es como hablar con él. Los mismos ojos, mirada y facciones…

–¿Cómo está José?
–Está bien, muy bien. Muy contento y feliz… Ser padre biológico es la ilusión de su vida. Con Rocío lo intentó en varias ocasiones, acuérdate…
–¿Cómo ha recibido la noticia de su próxima paternidad?
–Para él también ha sido una gran sorpresa, pero es una buena noticia…
–¿A quién ha avisado primero…?
–Nosotros lo sabíamos hace días, pero quiso venir a Madrid a decírselo a Gloria Camila, a su hija, personalmente. La niña se ha llevado una alegría y está muy feliz e ilusionada…
–¿A su hijo también se lo ha dicho?
–De eso no sé nada. Pero tal y como están las cosas y los problemas de comunicación con José Fernando dudo que hayan hablado…
–Con la que está cayendo con José Fernando y las «no bien vistas» relaciones de Gloria Camila… ¿Como va organizar la familia…?
–José quiere a sus dos hijos por igual…
–¿Qué va a pasar con el que esta en camino?
–¿Éste…? Éste va a ser simplemente el tercero…

Para mí y para ustedes estas son las palabras que José Ortega Cano ha dicho a los suyos que ha de ser la «respuesta oficial». Estos son sus sentimientos hoy por hoy, teniendo en cuenta que la familia acata y ejecuta sus órdenes sin discutir ni una coma. Otra cosa es lo que se habla fuera, en los medios de comunicación, de la novia de Ortega Cano, de su pasado y sus intenciones, de sus relaciones con sus hijos adoptivos, del papel de la familia Mohedano-Jurado, de su sobrino… Palabras y más palabras. Las más importantes las ha dicho el propio Ortega: «…Por fin voy a tener un hijo…» Yo le doy un voto de confianza al torero. Lo cierto es que el futuro del niño que viene en camino y de Ortega Cano como padre esta en manos de lo que dictamine el Juez. ¡Suerte, Maestro..!

 

¿El mejor momento?
¿Qué le lleva a un hombre maduro, padre de dos hijos y viudo a dejar humillarse por los suyos? Dicen que hasta se ha llevado un mordisco de uno de ellos… ¿Es necesario que se ingrese voluntariamente para escapar de su bestia negra? Yo creo que sí. Está pendiente de ser juzgado por conducir de manera imprudente, bebido o no, y provocar un accidente en el que murió el conductor del coche con el que chocó. Se llamaba Carlos Parra. El fiscal ha solicitado 4 años de cárcel... ¿Es el mejor momento para ser padre biológico?

 

Así se perpetró
 Fecha: 10/07/2012 .
Titular: el programa «Sálvame diario» anuncia que el diestro Ortega Cano va a ser padre con su novia, Ana María Aldón.
Al descubierto: la difícil relación con sus hijos adoptivos, así como los lastres del torero: el juicio por el accidente de tráfico, sus problemas con el alcohol.
Quién gana: el torero, la ilusión de su vida siempre ha sido tener un hijo biológico, su sueño frustrado con la Jurado.Quién pierde: el propio Ortega, que, muy a su pesar, vive con todos sus problemas familiares expuestos a los medios.