El castillo de Montjuïc será la sede para la Memoria Histórica

El Ayuntamiento y la Generalitat deciden el traslado de esta entidad

El castillo de Montjuïc será la sede de la entidad a partir del 1 de octubre
El castillo de Montjuïc será la sede de la entidad a partir del 1 de octubre

BARCELONA- De museo militar a sede de un organismo que estudia la memoria histórica. El Memorial Democrático, entidad creada por el tripartito, será a partir del primero de octubre el nuevo inquilino del castillo de Montjuïc. Así lo anunciaron ayer la vicepresidenta de la Generalitat, Joana Ortega, y el teniente de alcalde de Cultura y alcalde accidental de Barcelona estos días, Jaume Ciurana, en el mismo recinto. El Memorial realizará actividades de recuperación, commemoración y fomento de la memoria democrática.
En este sentido, según aseguró Ortega, se quiere recordar «la lucha por la democracia» de manera imparcial, y «con ánimo de no dividir» Cataluña en dos bandos. Para la vicepresidenta catalana, la llegada del Memorial Democrático es «una forma de recuperar el uso del castillo para la memoria y como recuerdo permamente de lo que significó la Guerra Civil y la represión para Cataluña y para la democracia».
Esta decisión supone también que no se lleve a cabo uno de los objetivos del anterior Ayuntamiento de Jordi Hereu. Cuando el castillo dejó de ser museo militar –24 de mayo de 2009–, Hereu afirmó que se instalaría el llamado Centro Internacional de la Paz. Pero este organismo no se llegó a constituir porque, entre otras cosas, ya existe otro centro de nombre parecido y gestionado por la Generalitat. Jaume Ciurana recordaba ayer a este diario que «no tiene sentido que existan dos entidades que realicen la misma función».
El castillo ha vivido una historia peculiar en los últimos años. Desde 2009 se han realizado algunas intervenciones peculiares. Por ejemplo, la capilla del castillo fue cerrada y en la actualidad se ha convertido en un almacén de un establecimiento de restauración. Las obras que se venían realizando para acoger el hipotético Centro de la Paz supusieron también la clausura de la sección dirigida a los niños.
En su momento, el PP logró pactar con el socialista Hereu la ubicación de un espacio museográfico en el que deberían exhibirse algunas de las colecciones del centro cerrado en 2009. Este lugar, hoy sin determinar, acogería algunas de las colecciones militares que durante años pudieron verse en Montjuïc. Hoy el destino de estas piezas es bastante peculiar. Unas fueron a parar al castillo de Figueres, sede de un futuro museo militar, mientras que el resto se repartió en diferentes museos de Barcelona ––como el Frederic Marès o el Historia de la Ciudad–, o bien se devolvieron a los coleccionistas privados que las dejaron. Ciurana aseguró ayer que esa futura sala de exposiciones debe ir acorde con el nuevo contexto del castillo.


«Abre cicatrices de la guerra»
Alberto Fernández, presidente del grupo municipal Popular en el Ayuntamiento de Barcelona, rechazó ubicar la sede del Memorial Democrático en el castillo de Montjuïc. El líder popular aseguró que «mientras todos creíamos que la memoria histórica era una obsesión del conseller Joan Saura, ahora vemos que CIU desborda a ICV en las políticas de memoria histórica», y les acusó «de abrir cicatrices de la Guerra Civil, que la democracia cerró».