De amigo a imputado en doce años con Monteseirín

Marchena siempre ocupó altos cargos de importancia estratégica donde supo salir indemne de los escándalos

Manuel Marchena ha desempeñado cargos importantes en los tres mandatos de Monteseirín
Manuel Marchena ha desempeñado cargos importantes en los tres mandatos de Monteseirín

SEVILLA- Al igual que todos los caminos llevan a Roma, la mayoría de las imputaciones del «caso Mercasevilla» conducen al alcalde. A la espera de que la juez Mercedes Alaya aclare en calidad de qué declarará el portavoz de Izquierda Unida, Antonio Rodrigo Torrijos, el último estrecho colaborador de Alfredo Sánchez Monteseirín en «caer» en el concurrido foso de los inculpados es Manuel Marchena, amigo y compañero de viaje del regidor durante todo su periplo municipal y más allá.
La travesía ha sido larga y fructífera para este geógrafo hasta acabar imputado en la causa judicial abierta sobre la venta presuntamente fraudulenta de los terrenos del mercado central de abastos. Comenzó en 1999, cuando Monteseirín recaló en el Ayuntamiento procedente de la Diputación y le convirtió en director del Plan Estratégico Sevilla 2010.
En este puesto, Marchena contaba con un amplio margen de maniobra política y económica para controlar y dirigir, entre otros asuntos, las bases de un nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). De paso, facilitó a Monteseirín la información y apoyos necesarios para elaborar su programa de cara a las elecciones municipales de 2003.
El renovado alcalde premió la labor y la lealtad de Manuel Marchena nombrándole ese año gerente de Urbanismo, cargo que ocupó durante toda la legislatura pasada a la cómoda sombra de Emilio Carrillo, entonces «mano derecha» del alcalde a nivel político.
Fue Carrillo quien dio la cara en el escándalo de las bolsas de basura repletas de dinero entregadas a los chabolistas de Los Bermejales para que dejaran el barrio. Muchos señalan a Marchena como el artífice de ésta y todas las grandes «operaciones» emprendidas bajo los mandatos de Monteseirín, desde la elaboración del propio PGOU hasta la consecución del Metropol Parasol.
La juez Alaya intenta esclarecer si, desde aquella elevada responsabilidad, planificó y gestionó una maniobra urbanística, administrativa y económica dirigida a que los suelos de Mercasevilla acabaran en manos de Sando.
Ya en la presente legislatura, estuvo al frente de la Gerencia hasta 2008 y pasó a su actual puesto de consejero delegado de Emasesa y vicepresidente de la Agrupación de Interés Económico (AIE), donde se estrenó promoviendo la expulsión del Partido Popular de los órganos de gobierno de la empresa de aguas.
De nuevo muy bien pagado –en 2009 cobró 170.749,2 euros–, Marchena se sigue diferenciando de colaboradores del alcalde como Domingo Enrique Castaño –imputado por Mercasevilla– o José Marín –en prisión por las facturas falsas– en que siempre ha ocupado altos cargos y se ha mantenido convenientemente desvinculado del aparato orgánico socialista. Ahora, en cambio, comparten sus cuentas con la Justicia.