El Hospital Vall dHebron abre una unidad para crear fármacos a la carta

La unidad, pionera en España, permite llevar los avances científicos a las práctica clínica con mayor agilidad.

Fainé, Montilla, Geli y Baselga, ayer junto al equipo sanitario que trabajará en la nueva unidad
Fainé, Montilla, Geli y Baselga, ayer junto al equipo sanitario que trabajará en la nueva unidad

Barcelona- El futuro de la cura del cáncer ya es presente en Cataluña. El Hospital Vall d'Hebron inauguró ayer una unidad, pionera en España, cuyo cometido es el de descifrar el genoma de los diferentes tipos de cáncer -es decir, cómo son molecularmente- y crear así fármacos más eficaces y menos agresivos. La nueva Unidad de Investigación en Terapia Molecular (UITM), impulsada por el oncólogo José Balsega y La Caixa y dirigida por el doctor Tabernero, realizará ensayos clínicos para el desarrollo de tratamientos personalizados para cada tipo de paciente y cada tipo de tumor. Ser protagonistasEn un espacio de 1.000 metros cuadrados, ubicado en la planta baja del hospital, convivirá un equipo multidisciplinar que se distribuirá entre el área de consultas médica, el hospital de día –donde se proporcionarán los tratamientos–, el área de Farmacia –que consta de una zona de preparación de medicamentos– y el área de investigación. La unidad aglutina así laboratorio y clínica en unas mismas instalaciones, de manera que los avances científicos puedan trasladarse a la práctica clínica con mayor rapidez. Pero, ¿cómo lograr que cada paciente reciba el tratamiento más adecuado?Del cáncer se sabe que es una enfermedad genética, que se desarrolla a través de mutaciones celulares y que es particular para cada persona. Es decir, «el tumor de cada enfermo es único», señaló Baselga. Además, y a groso modo, los tratamientos que hoy se aplican atacan químicamente la masa tumoral para hacerla desaparecer, pero agreden al resto del cuerpo. El objetivo de la comunidad científica pasa ahora por lograr medicamentos más eficaces y con menos efectos secundarios. Para ello, es necesario conocer la base del cáncer, su genoma, secuenciarlo y determinar cuáles son las mejores dianas para bloquear su crecimiento y eliminarlo. En Vall d'Hebron se analizarán los diferentes tipos de cáncer a nivel molecular, se combinarán fármacos habituales con otros de nueva creación y se llevarán a cabo ensayos clínicos de fase I. El año pasado, 572 pacientes participaron en 131 estudios y de éstos el 39 por ciento probaron antitumorales. «Cataluña quiere ser protagonista en estos nuevos horizontes que se abren», dijo Baselga y de ahí, la UITM. El proyecto es fruto de un acuerdo entre la Generalitat, el hospital y La Caixa, que lo financia con siete millones de euros.