El abogado de Millet renuncia a seguir defendiéndole

Ambos acusados y altos cargos del Ayuntamiento presionaron para que no paralizara el hotel.V

El abogado de Millet, a la izquierda, renuncia a seguir defendiéndole
El abogado de Millet, a la izquierda, renuncia a seguir defendiéndole

Después de dar cons sus huesos en la cárcel, Félix Millet se quedó ayer sin abogado defensor. El abogado Pau Molins, del bufete Molins & Silva, anunció que deja la defensa del ex presidente del Palau de la Música. Aunque no se dieron a conocer los motivo de la renuncia, fuentes judicales apuntaron a una posible pérdida de confianza de Molins con su cliente. Sin embargo, el mismo despacho seguirá con la defensa de la mano derecha de Millet, Jordi Montull. De ahora en adelante, la abogada Mireia Astor se ocupará de la defensa de Millet, como ya lo hace con la defensa de la esposa del patrono musical, Marta Vallès.

Al margen de las tensiones de Millet con sus abogados, el proceso judicial sobre las irregularidades en la construcción del hotel del Palau de la Música prosiguió sus trabajos con la declaración en calidad de testimonio de la ex concejal del distrito de Ciutat Vella Itziar González. La declaración de la ex alto cargo del Ayuntamiento no dejó a nadie indiferente ya que reconoció haber recibido presiones durante el ejercicio de sus tareas, tanto de Félix Millet y Jordi Montull como de otros altos cargos del Consistorio. Sin embargo, González intentó desvincular su reciente dimisión –se hizo efectiva el pasado mes de abril– de las tensiones generadas por la negociación del hotel del Palau.

Es más, sus abogados reconocieron que la ex concejal de Ciutat Vella había recibido incluso llamadas telefónicas del presidente del grupo municipal de CiU, Xavier Trias. Todos pretendían que la edil no entorpeciera la construcción del complejo hotelero ante la oposición vecinal.

La presencia de González ante el juez numero diez de la Audiencia de Barcelona coincidió con la comparecencia de la actual presidenta del Palau, Mariona Carulla, en la comisión de investigación sobre la presunta financiación irregular de CDC a través del Palau. Sin embargo, Carulla no pudo evitar desmarcarse del objeto principal de la investigación parlamentaria y hacer referencia al hotel del Palau. Aunque la Generalitat está convencida de que recibirá 5,6 millones de euros de indemnización por la permuta de usos de los terrenos que cedió para la construcción del hotel, Carulla anunció que no dará ni un céntimo por este concepto.

Montull guarda silencio

Al margen de la actual presidenta de Palau, el Parlament recibió también una de los comparecencias más esperadas. La ex directora financiera del Palau e hija de Jordi Montull, Gemma Montull, se sentó ante los diputados aunque se acogió a su «derecho constitucional» de mantener silencio. Cabe recordar que Montull se encuentra imputada por el expolio del Palau, al igual que su padre y Fèlix Millet.