Muere el cerebro de los atentados de los Juegos Olímpicos de Munich

Mohammed Oudeh, también conocido bajo el nombre de la guerrilla Abu Daoud, no participó de forma directa en los atentados del 5 de septiembre 1972. Dos deportistas israelíes murieron en el asalto, y otros nueve murieron en un intento fallido de rescate por la policía alemana. Un policía alemán y cinco pistoleros palestinos también murieron.

Mohammed Oudeh, el cerebro del ataque de Munich en 1972 los Juegos Olímpicos, en el que murieron 11 atletas israelíes, ha muerto esta mañana en Damasco, dijo su hija. Tenía 73 años. Oudeh murió de insuficiencia renal en hospital Andalus de Damasco, a donde fue transladado ayer tras caer enfermo, Hana Oudeh dijo a The Associated Press.

El ataque de Munich conmocionó al mundo considerado como un descarado asalto a un equipo deportivo, y más tarde condujo a una ola de asesinatos de altos funcionarios palestinos. Oudeh fue el líder del "Septiembre Negro", una rama del grupo Fatah del fallecido líder palestino Yasser Arafat de que se creó para vengar la expulsión en 1970 de las guerrillas palestinas de Jordania.

En una entrevista de 2006 con AP, Oudeh dijo que los sucesos Múnich fueron un punto de inflexión para los palestinos y rechazó el término "terroristas"para describir a los combatientes palestinos. "Antes de Munich, que eran simplemente terroristas. Después de Munich, al menos la gente empezó a preguntarse ¿quiénes son estos terroristas? ¿Qué es lo que quieren", dijo. "Antes de Munich, nadie tenía la menor idea sobre Palestina".

Oudeh dijo que no tenía escrúpulos sobre la operación porque consideraba tanto a los atletas israelíes como los reservistas militares, blancos legítimos. Pero afirmó que el propósito era no matar a los israelíes: más bien, para utilizarlos como moneda de cambio para liberar a más de 200 palestinos encarcelados en Israel.

Sin mostrar ningún remordimiento o arrepentimiento, en dicha entrevista, contó cómo los líderes de la Organización de Liberación de Palestina, enfadados de que los palestinos se les niega un hueco en los Juegos Olímpicos, idearon el ataque mientras estaba sentado en un café en Roma.

Se reconoció, por primera vez, su papel en la operación de Muich en un libro de 1999, "Palestina: De Jerusalén a Munich", que supuso un escándalo cuando se publicó.

Nacido en Jerusalén en 1937, Oudeh vivió allí hasta la guerra de 1967, cuando Israel capturó la parte oriental de la ciudad. Fue desplazado y se trasladó a Jordania, donde se unió a la OLP. Después del ataque de 1972, Oudeh vivido en el este de Europa y luego en el Líbano hasta la guerra del Líbano civil estalló en 1975.

Volvió a Jordania y desde allí a Ramallah en Cisjordania en 1993, después de los acuerdos de los palestinos de paz de Oslo con Israel. Pero cuando su libro sobre Múnich salió, se le prohibió regresar a Ramallah y, después de un viaje a Jordania, finalmente se estableció en Siria (el único país que lo aceptaría).

Oudeh logró escapar por poco en lo que él consideró que fue un ataque de la agencia israelí de espionaje Mossad en 1981. Estaba sentado en una cafetería del hotel en Varsovia, Polonia, cuando un hombre armado le disparó en la muñeca izquierda, el pecho, el estómago y la mandíbula. "Ha sido un doble agente palestino, reclutado por el Mossad. 10 años después fue detenido y sometido a juicio (por la OLP) y ejecutado", Oudeh dijo en la entrevista. Su versión no pudo ser contrastada.

Permaneció hasta el último militante. "Hoy en día, no puedo luchar más, pero mi nieto y sus nietos, tampoco", dijo Oudeh dirigiéndose a los israelíes. El sábado más tarde, el ataúd, envuelto en una bandera palestina, fue llevado para las oraciones de la Mezquita Al-Wasim, en el campamento de refugiados palestinos de Yarmuk. A continuación, unas 500 personas coreando "Revolución hasta la victoria"y marcharon junto al ataúd que lo portaron una docena de personas hasta el cementerio de los Mártires, donde será enterrado.

Al funeral asistieron funcionarios palestinos de diferentes grupos, incluyendo Fatah y la Jihad Islámica. Hana Odeh dijo que su padre era"un gran hombre cariñoso y sincero cuyo sueño era volver a Palestina". Le sobreviven cinco hijas y un hijo.