Historia

Al fin escampa

Puede ser un homenaje a sus padres, pero también un inventario de la historia reciente de su país, un paseo por su recorrido personal o una manera de entender los acontecimientos que lo llevaron de Rosario a Alemania, primero, y de Alemania a Madrid, después.

La Razón
La RazónLa Razón

En «El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia», una novela de tono íntimo y, por momentos, confesional, Patricio Pron cuenta el regreso de un escritor (que puede no ser él) a la Argentina después de varios años de ausencia. Muchas cosas han pasado: su periplo en Alemania está a punto de terminar y su padre acaba de ser ingresado en el hospital. Pero él, y el país que lo recibe, ya no son los mismos: sólo se reconoce en los vínculos familiares, en una forma de hablar, en un hecho que, descubre, su padre está investigando: la muerte de un hombre en un pueblo de la llanura pampeana y cuya hermana, desaparecida durante la dictadura militar, había sido una de sus amigas. ¿Cómo puede uno volver al punto de partida cuando se está tan lejos en el espacio y en el tiempo?, parece preguntarse Pron en esta novela sobre la herencia. La respuesta no está en ninguna parte, sino en ofrecer aquello que se recibe y en dar aquello que se acepta: la memoria de los padres, un país, una lengua: todo aquello que Pron ha ido construyendo y que ha ido haciéndose, lentamente, literatura.