Un seductor desaprovechado por Ana Locking

Jose Manuel Soria no ha caído aún en la cuenta de que su proyección como imagen del partido en su tierra y como ministro requiere algo más de atención de la que hasta ahora le ha dedicado. No sólo no cuida de su imagen, sino tampoco de su propia página on-line. No pido que sea el «dandy» ejemplar ni la web más moderna del planeta, pero al menos podría quitar esa imagen antigua que muestra.

l Estilismo y diseño
Debe renovar a su equipo asesor de imagen, si es que lo tiene, ya que no le asesoran debidamente. Lanza una imagen anticuada y con poco interés. Su figura no resulta seductora, ni atractiva. Para un economista quizá no sean rasgos que le interesen demasiado, pero todo cambia en política, donde sí debe tenerse en cuenta.
l Por fuera y por dentro
Desequilibrio total. No se entiende ese desencanto respecto a la imagen exterior que proyecta, máxime cuando es él mismo el que la controla desde su propia página.
l Su estilo
Parte del clasicismo más elemental y poco atractivo de la sastrería masculina. Trajes amplios, en pro de la comodidad y no de la elegancia. La combinación de materiales, colores y accesorios tampoco añade muchos puntos al conjunto. Es parco en complementos masculinos, lo justo y necesario como la corbata.
l Mi consejo
Tiene un rostro delgado y suele llevar el pelo muy liso con la raya en medio y pegado a la cara, esto no hace más que acentuar y alargar su rostro y lo desequilibra con el resto del cuerpo. Mejora cuando le da volumen y movimiento a su cabello.

 

OTROS «LOOKS»
El traje en un caballero, junto a los accesorios, es su tarjeta de presentación, signo de posicionamiento y autoestima. Jose M. Soria debería empezar a transmitir una imagen más contemporánea.