Interior prohíbe una manifestación de Hernani porque «humilla» a las víctimas

El departamento vasco de Interior ha prohibido hoy una manifestación convocada para este viernes en Hernani (Guipúzcoa) al entender que pretende "ensalzar a miembros de organizaciones terroristas y humillar a las víctimas", ha informado hoy en una nota la Consejería que dirige Rodolfo Ares.

La Ertzaintza ha remitido esta tarde una resolución al comunicante de la marcha para informarle de que "queda prohibida su celebración"porque "puede constituir una forma de exaltación del terrorismo y, por consiguiente, de humillación para las víctimas".

La resolución de Interior explica que la manifestación, que estaba prevista para las 19:30 horas, bajo el lema en euskera "Presos vascos a casa", coincide "en hora y recorrido"con un acto del programa de fiestas en favor de los derechos de los "represaliados"de Hernani, que "puede convertirse en una forma de ensalzar a quienes han cometido actos terroristas y entrañar, por tanto, exaltación del terrorismo y descrédito, menosprecio o humillación para sus víctimas".

De acuerdo con lo establecido en el Código Penal sobre delitos de enaltecimiento de conductas terroristas, la resolución estima que "la conjunción de ambos actos se enmarca en esa tipología de actividades por lo que, de celebrarse", la manifestación "constituiría un ilícito penal"y, "en consecuencia, decreta su prohibición".

La Ertzaintza ha anunciado además que "dispondrá las medidas necesarias para garantizar el cumplimiento de esta resolución".

Se da la circunstancia de que el juzgado de lo contencioso-administrativo número 2 de San Sebastián denegó ayer la suspensión cautelar del acto en favor de los "represaliados"incluido en el programa de fiestas de Hernani.

Este juzgado emitió su sentencia a raíz de un recurso contencioso-administrativo presentado por la Delegación del Gobierno en el País Vasco contra la decisión del Ayuntamiento de Hernani, que gobierna Bildu, de celebrar mañana este acto de homenaje a los "represaliados"de la localidad y además pidió, sin éxito, que el tribunal suspendiera cautelarmente dicho evento.