El director de la CIA advierte de que Irán podría tener bomas atómicas en dos años

La sanciones podrían crear graves problemas económicos pero no disuadirán a Teherán en sus ambiciones nucleares.

El director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Leon Panetta, opinó este domingo que las sanciones económicas impuestas a Irán por su presunto programa nuclear militar no bastan para disuadir al régimen y que desista de hacerse con la bomba atómica.Sin embargo, afirmó que las nuevas sanciones podrían crear graves problemas económicos y debilitar al régimen de Teherán. "¿Les disuadirán de sus ambiciones nucleares? Probablemente, no", dijo Panetta durante una entrevista concedida a la cadena ABC. El director de la CIA indicó incluso que Irán continúa desarrollando la tecnología nuclear que le permitirá construir bombas atómicas y que incluso dispone de la cantidad suficiente de uranio de bajo enriquecimiento necesario para construir dos bombas, aunque matizó que éste aún debe ser enriquecido a un nivel muy superior. "Debemos estimar que si toman esa decisión (enriquecer uranio a más nivel) tardarán un año en lograrlo y probablemente otro en desarrollar un sistema con capacidad de transporte"de la bomba, explicó Panetta. Con respecto a las percepciones de los distintos actores implicados, Panetta reconoció que Israel cree con mayor convicción que Estados Unidos que Irán ya ha adoptado la decisión de hacerse con la bomba, pero Israel está dispuesto a esperar al impacto de las nuevas sanciones. "Creo que (Israel) quiere darnos margen para intentar cambiar a Irán diplomática, cultural y políticamente, en contraposición a cambiarlo militarmente", dijo.

Rusia, alarmado ante las sospechas de la CIA

El presidente de Rusia, Dimitri Medvedev, se mostró alarmado por las sospechas de la CIA que apuntan a que Irán podría contar con suficiente combustible como para desarrollar dos armas nucleares. Por ello, el mandatario ruso advirtió a la República Islámica de que, si se confirman las acusaciones, se enfrentará a nuevas sanciones internacionales. Es poco habitual que los dirigentes ruso comenten declaraciones o informes de la CIA, por lo que las palabras de Medvedev parecen una muestra del distanciamiento que han sufrido las relaciones entre Moscú y Teherán a raíz de la última ronda de sanciones aprobada contra Irán a principios de junio por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, una resolución respaldada por Rusia. El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, criticó públicamente al Kremlin por inclinarse ante las presiones de Estados Unidos. "Si se demuestra que lo que dicen los servicios secretos estadounidenses es cierto, por supuesto que la situación se tensará aún más, y no descarto que esta cuestión tenga que ser revisada adicionalmente", dijo Medvedev en Toronto.