Literatura

Capitalismo para tontos

Andrew Ross Sorkin denuncia en «Malas noticias» lo que ocultaban en realidad los magos de las finanzas

Jerome Kerviel, el «tiburón» francés que llevó casi a la ruina a la Société Générale
Jerome Kerviel, el «tiburón» francés que llevó casi a la ruina a la Société Générale

En septiembre de 2008 se encendieron las luces rojas del sistema financiero. Los magos de las finanzas vieron cómo los policías entraban a detenerlos. Andrew Ross Sorkin ha escrito un vibrante paseo por el infierno de la ambición financiera y del desastre moral del capitalismo internacional. En un estilo novelado, los personajes que han ocupado los diarios salmón del mundo son desnudados. A mediados de los setenta cualquier agente de cambio y Bolsa norteamericano tenía garantizado un yate para las vacaciones y dos millones de dólares en su cuenta corriente. Se cobraba a porcentaje y se garantizaba una estabilidad para los apoderados del mercado bursátil. Pero llegaron los ochenta y nació la cultura del riesgo. Los directivos de las compañías se apoderaron de los intereses de la economía. Cuanto más arriesgaban, más lograban seducir a los incautos que soñaron con ser Michael Douglas. Sorkin construye su libro sobre este escenario moral. Puñetazo en las entrañas de los personajes del sistema económico americano, «Malas noticias» es un retrato necesario para entender aquello. No es una investigación, es la Biblia de la ambición. El espejo de los egos que pasan por las empresas de seguros, la Banca y los fondos de inversión como niños insatisfechos.


Garganta profunda
Estos libros nos reconcilian con el periodismo que una vez sacó a Nixon de la Casa Blanca. Esta corriente literaria es una comedia humana fácil de leer. La técnica pasa por inventar conversaciones precisas a las que el autor accede por alguna garganta profunda que no desvela. De hecho esto es una novela que de puro verosímil resulta verdad. Sin necesidad de contrastar otra cosa que el desastre de la época del capitalismo oscuro que nos ha tocado vivir.

Los «watergate» de la gran manzana, también replicados en Tokio o en Madrid, son narrados por personajes que no duermen porque sus partidas de póker financiero no tienen final. Sólo el de la quiebra, el del suicidio o la detención como Maadoff. Este libro es imprescindible para entender lo que nadie supo ver, el hermetismo de los sabios de las finanzas era la cortina de humo de ejecutivos que se hicieron con un poder insólito en la historia de la humanidad. Al final, el capitalismo más salvaje también era para tontos. Malas noticias para todos.


Título: «Malas noticias».
Autor: A. Ross Sorkin
Editorial: Planeta.
596 páginas. 21,50 euros.