Suzuki convierte su planta de Gijón en un centro de producción de motos de 125 cc

El fabricante japonés de motocicletas Suzuki ha convertido su planta de Gijón en un centro estratégico de producción de modelos de 125 centímetros cúbicos, que es el segmento de mayor volumen de ventas en España, ya que estas motos se pueden conducir con el carnet B, informó hoy Suzuki Motor España en un comunicado.

Suzuki señaló que la factoría de Gijón es la única de la compañía asiática en Europa y se dedica en la actualidad a la fabricación de los modelos de 125 centímetros cúbicos: DR125SM, Marauder, Burgman y Sixteen, así como la versión de 200 centímetros cúbicos de la Burgman, la de 150 cc de la Sixteen, el Marauder de 250 cc y las GS500 y GS500F carenada. Esta fábrica se inauguró en 1955 de la mano de Afredo Avello y CIA y se convirtió en la primera fábrica de motocicletas de Asturias. Durante los años 50 y 60 se dedicó a la fabricación de modelos de la marca MV Agusta. En 1970, MV la planta pasó a manos de Steyr Daimler Punch. En 1988 la factoría empezó a producir únicamente modelos de la firma Suzuki y en 1993 la instalación cambió de emplazamiento y se situó en la nueva planta del polígono Porceyo en Gijón, con una superficie de 18.000 metros cuadrados. En la actualidad, en este centro de producción se fabrican motocicletas que se destinan al mercado mundial, excepto el modelo Marauder de 250 centímetros cúbicos y las GS que, debido a que no cumplen con la normativa Euro 3, están destinadas a países no europeos.