Cara y cruz en el cierre de temporada en Las Ventas

Se lidiaron novillos de Rocío de la Cámara, discretos de presentación y con poca fuerza, sobre todo 1º, el más noble, el resto sin raza, salvo el encastado 3º. Martín Núñez, silencio y silencio tras aviso; Manuel Fernández, silencio en ambos; y Adrián de Torres, oreja tras aviso y silencio. Menos de un cuarto de entrada.

El novillero Adrián de Torres
El novillero Adrián de Torres

Y con la número 67, se acabó. Se terminó ayer la temporada en Madrid con la vigésimocuarta novillada del año sobre dicho total de 67 funciones. Un dígito enorme de tardes para un balance nefasto en el escalafón inferior. Ni una sola Puerta Grande y tan sólo media docena de orejas, contando la cortada ayer por Adrián de Torres, se antoja un mediocre resultado para aquellos que ¿pelean? por ser las figuras del toreo de mañana.

Como primer coso del mundo que es, Madrid debería ser garantía de al menos de esto último. De ganas, de coraje, de querer. De estar en novillero. Lo estuvo el joven jienense en el tercero y logró arañar una oreja. Con rasgos "talavantescos"De Torresfirmó un trasteo a más, iniciado por ajustados estatuarios, basado en la firmeza y la colocación ante un novillo de embestida bruta, pero que tuvo emoción. Lo mató de estocada desprendida, tras unas ceñídisimas manoletinas, que terminaron de calentar al público para premiarlo con un apéndice.

Se volvió a dejar ver en el quinto con un vistoso quite por gaoneras. Ante el sexto, un marmolillo de cuatro patas que duró serie y media, no tuvo opción alguna de poder fajarse en busca de la salida a hombros.

Menos suerte tuvo Luis Martín Núñez, que terminó la tarde cortándose la coleta en un gesto de rabia torera. Tras un trasteo en el que no lo vio claro ante un novillo muy mal picado. El varilarguero clavó la puya sin tino y sin cuidado reiteradas veces de forma desesperante y el animal se quedó muy crudo. Imposible hacer carrera de él con la franela. Tras varios desarmes y un sainete con el descabello, el novillero sevillano se vino abajo. Searrancó el añadido, lomostró y lo enterró en elalbero antes de romper a llorar. Inconsolable en elcallejón.

Sorteó para abrir plaza el utrero de menos fuerza de un encierro de Rocío de la Cámara a la que le faltó tanto trapío por fuera como motor por dentro. Se gustó en los de recibo a la verónica para sacarlo a los medios. No hubo más. Con la muleta, el trasteo fue siempre a media altura y sin ligazón.

Completó la terna Manuel Fernández, que se llevó un buen susto con su primer adversario ya tumbado herido de muerte. El burel lanzó un derrote seco que rajó la taleguilla y le dejó un puntazo en el muslo derecho antes de irse al "otro barrio". El de Dos Hermanas se topó con un lote desrazado, igual que sus hermanos de camada, conel que brilló en el manejo de los aceros pasaportando con sendos espadazos a los dos utreros.

Y así se bajó el telón. Como ese alocado amor de verano que se apaga con el frío. Se acabó el sueño de una noche de verano. O mejor, el de una temporada en la que soñamos triunfos comoel de El Juli bajo el purificador aguacero de La Maestranza con sabor a Puerta del Príncipe o el de la épica nostálgica y otoñal del romántico Juan Mora. También soñamos despiertos con aquel memorable tercio de quites entre Morante y Daniel Luque o con los indultos de Miguel Tendero y Serafín Marín en Barcelona. Dos finales felices para la pesadilla. Porque también hubodesasosiego entre la placidez del ensueño.Un año cargado deverdad y sangrecomo la de Luis Mariscal, Arturo Macías, Julio Aparicio, Noelia Mota y tantos otros que sumar a la cornada más grave, lallegada desde el Parlamento. Pararemediarlo, ahora seremosde Cultura. Comola pintura, como la escultura, como elteatro... porque la vida es sueño.Ylos toros, sueñosson.