Una «rata grande» se impone como el perro más feo del mundo

Un concurso celebrado en California premia la falta de atributos de un cruce de un crestado chino con un chihuahua. Haber salvado la vida del animal, abandonado en la parte de atrás de un edificio de apartamentos cuando era cachorro hace catorce años, le ha valido a su dueña ganar mil dólares y tener un título de dudoso prestigio.

Yoda se ha proclamado el perro más feo del mundo
Yoda se ha proclamado el perro más feo del mundo

Se dice que los dueños de los perros quieren a sus mascotas como a un miembro más de la familia. En algunos casos, incluso aún más. Menos afortunada es sin embargo la creencia popular de que los perros se parecen a sus amos. Al menos si el animal ha quedado finalista en el XXIII certamen de «El Perro Más Feo del Mundo».

El concurso se celebra cada año en Petaluma, California. Y después de tantos años, se ha convertido en el certamen más «prestigioso» a nivel internacional para seleccionar a las mascotas menos agraciadas.

El ganador de esta edición fue incontestable. Un cruce de un crestado chino con un chihuahua que se impuso con una gran ventaja en el número de mensajes de texto enviados por los espectadores. Su nombre es Yoda y desde el pasado fin de semana su dueña, la californiana Terry Schumacher, tiene mil dólares de premio en su cuenta gracias al día en que recogió al animal de la calle.

Terry confesó que cuando su hija Nicole lo encontró hace 14 años abandonado en la parte trasera de un bloque de apartamentos pensó que era una «rata grande». Entonces Yoda era un cachorro y ahora pesa cerca de... 900 gramos.

Otro de los serios aspirantes al título fue Hércules, un perro tuerto y con 15 años de edad, que se quedó con el segundo puesto. El año pasado la ganadora del certamen fue Princess Abby, un chihuahua de color rojo, y hace dos, un perro chino crestado de pedigrí.

Sátira de los concursos de belleza
Sin duda uno de los objetivos del certamen de «El Perro Más Feo del Mundo» es quitar relevancia a los concursos de belleza y darle una oportunidad a los ejemplares menos agraciados. Las exhibiciones y pruebas de perros gozan de una gran popularidad en muchos países. En España, sin ir más lejos, son centenares los eventos de este tipo que se celebran cada año a lo largo y ancho del territorio nacional. En ellos, perros con pedigrí compiten para conseguir premios y títulos en función de su belleza o adiestramiento.

El objetivo que se persigue con las llamadas pruebas cinófilas, sean de belleza o morfología, de trabajo, o Agility, es, según la Real Sociedad Canina de España (RSCE), seleccionar los mejores reproductores para fomentar el desarrollo de las puras razas caninas y criar cachorros perfectamente socializados dentro del estándar de cada raza.