Piñera garantizará por ley la seguridad de los mineros

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, se comprometió ayer en Londres a garantizar por ley la seguridad de los mineros chilenos y a fomentar en el país una cultura «del respeto y la protección de los trabajadores». Así lo afirmó al término de una reunión con el primer ministro británico, David Cameron, con quien habló, entre otras cosas, del espectacular rescate de los 33 mineros que estuvieron atrapados durante 69 días en la mina de San José.

El presidente chileno entrega a Isabel II una piedra de la mina San José
El presidente chileno entrega a Isabel II una piedra de la mina San José

«Hemos aprendido la lección de la mina de San José», aseguró Piñera en declaraciones a los periodistas que le esperaban a las puertas del número 10 de Downing Street, residencia del primer ministro británico. El presidente chileno explicó que su Gobierno ha emprendido «una profunda revisión de los estándares vigentes» en cuanto a seguridad en las minas, y adelantó que en los próximos días hará un importante anuncio al respecto.

Previamente, en una entrevista con la cadena pública BBC aseguró que firmará el convenio 176 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que trata sobre seguridad y salud en las minas, al definir las condiciones de trabajo para esa industria y protege a los trabajadores que denuncien irregularidades. Piñera dijo que si «hay miedo o una cultura de miedo» que impide a los mineros denunciar lo que ocurre en su lugar de trabajo por temor al despido, «eso ha acabado».

Entretanto, en Chile la empresa minera San Esteban, propietaria del pozo donde 33 trabajadores permanecieron atrapados, reiteró ayer que no puede hacer frente a los finiquitos de los 300 empleados en un único pago y que tan sólo podrá abonarlos en doce cuotas durante un año.

Sin embargo, los mineros reclaman que lleguen en una única cuota, para lo cual han convocado marchas que les llevaron ayer a cortar durante 20 minutos el acceso sur a Copiapó, según el diario «El Mercurio». Amenazan con nuevas manifestaciones.