Alonso en territorio enemigo

El trazado de Abu Dabi favorece a los Red Bull de Webber y Vettel y al McLaren de Hamilton. La clasificación es más importante que en el resto de circuitos. Alonso: «Luego todo se igualará»

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El mejor piloto del Mundial afronta la última carrera como líder, pero no lo hace en el escenario ideal. El circuito de Yas Marina en Abu Dabi no está pensado precisamente para un coche como el F10. Los Red Bull de Webber y Vettel y el McLaren de Hamilton se mueven mejor por el trazado de los Emiratos. La ventaja para Fernando Alonso es que una vez más ha cumplido su máxima: sin el mejor monoplaza de la parrilla ha apurado sus opciones al máximo y se presenta con todas las opciones de éxito en la última carrera del año. «No renunciamos a estar arriba», fue el balance del bicampeón del mundo después de la primera jornada de entrenamientos en la que fue tercero por detrás de Hamilton y Vettel.

Los dos pilotos de Red Bull, las amenazas más directas para Alonso, han evidenciado que las órdenes de equipo ya no cuentan a estas alturas. La escudería ha ganado el campeonato por constructores y los jefes han dado plena libertad a sus pilotos para citarse en la pista. Vettel es el favorito de los máximos responsables. El actor secundario que ha hecho sombra al protagonista es Mark Webber, segundo en la general y la gran preocupación para el asturiano. El piloto «aussie» tiene más experiencia y sabe llevar mejor la presión, a pesar del error cometido en Corea y que fue un borrón después de un año excelente. Los coches energéticos corren prácticamente en casa. Las características del circuito les favorecen y mucho deben afinar los ingenieros de Ferrari para estar a su altura.

Yas Marina es un trazado donde la velocidad punta no es esencial. Lo que realmente importa es el apoyo aerodinámico para afrontar un sector muy concreto del circuito con garantías de éxito. Además, esta vez los motores actuarán con menos complejos. Se trata de la última prueba y ya no tendrán que correr más. Vettel ha confirmado que lo hará con uno que sólo tiene una carrera; Alonso y Webber disputarán el Gran Premio con unos cuantos kilómetros más. La velocidad punta del F10 es superior y el coche ya no sufrirá las restricciones que parecía experimentar en otras pistas. El mejor ejemplo fueron sus registros de ayer.

El pasado año los Red Bull dominaron en Abu Dabi de principio a fin. No tuvieron rivales desde la clasificación hasta la línea de meta, porque, al igual que ocurre en Mónaco, Singapur y Valencia, el noventa por ciento de la carrera se juega el sábado.

Hace un año, Hamilton logró la «pole», pero posteriormente un problema de fiabilidad dio el triunfo a los coches azules. La posición en la parrilla de salida marca absolutamente el resultado final. Adelantar es muy complicado y por eso todos los candidatos al Mundial no se andarán con reservas en la sesión decisiva de hoy.

La característica fundamental del circuito son sus 21 curvas con algunas zonas en las que existen unas frenadas salvajes. Se pasa de 316 kilómetros por hora a poco más de 80; se rebaja de séptima marcha a segunda en décimas de segundo. Y eso sucede tres veces en cada giro. El resto son curvas entrelazadas, muy rápidas y que sientan de maravilla al chasis del RB6 de Vettel y Webber. El McLaren de Hamilton no sale tan beneficiado, aunque el piloto inglés podrá sacar el máximo partido al «conducto F», que le da mucha velocidad punta sin perder agarre en el resto de sectores. Así sucedió en los primeros entrenamientos. Al británico le dio igual ser amonestado por los comisarios al haber atravesado la pista delante de Bruno Senna (Hispania) y cortado la línea blanca de entrada a los garajes. Marcó el mejor tiempo.

A Fernando Alonso le tocará volver a afinar el F10 y arriesgar para hacer frente a sus rivales. El piloto de Ferrari tendrá que volver a estar por encima de su coche para alcanzar su tercer título. «La ‘‘pole'' es siempre la parte más difícil para nosotros. El sábado siempre sufrimos un poco más, pero luego todo se iguala», el líder del Mundial es optimista.


Las claves del trazado de Yas Marina
- Cuenta con dos sectores de curvas enlazadas muy rápidas y un tercero muy veloz con grandes rectas. El agarre de los Red Bull puede ser vital en los dos primeros. Ferrari y McLaren deberían dominar en las rectas.
- Hay varios puntos de adelantamiento en el circuito, pero entrañan un riesgo excesivo en su mayoría.
- La entrada y la salida de boxes son muy peligrosas. Es fácil cometer un error.
- El F10 alcanzó en los entrenamientos los 315 kilómetros por hora en las rectas. Los Red Bull se quedaron en 311.