La Policía asegura que la testigo protegida identificó al imputado

SEVILLA-El jefe del Grupo de Homicidios aseguró ayer que la principal testigo del crimen de Francisco José Guerrero, de 23 años y que falleció tras recibir una puñalada en un botellón el 25 de marzo de 2011 durante una Fiesta de la Primavera –calificada por otros agentes declarantes como «una locura y un descontrol»–, identificó en su primera declaración al acusado, Óscar Riquelme, como el autor del crimen.

Durante la tercera sesión, el responsable policial subrayó que la testigo protegida –que el lunes dudó y no identificó al acusado como el autor de la puñalada mortal– «aportó el nombre de pila» del acusado y «vio con toda claridad cómo le asestaba una o dos puñaladas a un chico que cayó al suelo». El agente señaló que la testigo protegida «declaró bien y dijo que vio a dos chicos que se llamaban entre ellos Óscar y Lear –en referencia al menor de edad que estuvo inicialmente imputado y del que otro policía aseguró que dijo que «el gordo» llevaba «la navaja y la tiró al río»– y que fue del primero de ellos, al que definió como una persona «gruesa», del que partió «el golpe de la navaja». Esta testigo –dijo el policía– «aportó la certeza sobre el autor» del crimen, y «tenía miedo a declarar y a que se le pudiera identificar porque pensaba que el acusado era un agresivo».