Puig advierte que la acampada en plaza Catalunya debe acabarse ya

Trias llama a los indignados a acatar la decisión del 15-M de abandonarla

Toldos rotos, cajas de cartón por el suelo y tiendas de campaña siguen siendo el paisaje de plaza Catalunya
Toldos rotos, cajas de cartón por el suelo y tiendas de campaña siguen siendo el paisaje de plaza Catalunya

BARCELONA - Han pasado diez días desde que la asamblea del movimiento del 15-M tomó la decisión de abandonar el campamento de plaza Catalunya. Sin embargo, una minoría de los protestantes sigue allí instalados junto a okupas e indigentes. Ante este panorama insostenible el conseller de Interior, Felip Puig, insistió ayer una vez más que «la ocupación de la plaza de Catalunya no se puede permitir por más tiempo» y que se habrá de reflexionar sobre cómo se pone fin a esta situación.
«En plaza Catalunya han quedado grupos que insisten en no cumplir la determinación mayoritaria del movimiento y, pese que no hay fecha límite, la ocupación tiene que acabar tarde o temprano», dijo Puig que se ha puesto a disposición de los alcaldes de las poblaciones donde hay acampadas. «Si no hay riesgo, no podemos intervenir», añadió el conseller que el jueves comparecerá en el Parlament para explicar el dispositivo para el próximo pleno.
Mientras el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, no se ha puesto aún en contacto con Puig para tratar conjuntamente la situación en plaza Catalunya, el futuro alcalde, Xavier Trias, pidió a los indignados que «acaten la decisión que el movimiento 15-M tomó hace ya diez días y la abandonen por ellos mismos». «La democracia es saber ganar y saber perder y acatar las decisiones de la mayoría» señaló Trias, quien consideró que «apoderarse del espacio público es una equivocación democrática». «Plaza Catalunya debe ser desalojada, aunque no hay prisa», dijo. Ante esta situación que se alarga, el presidente del grupo municipal popular en el Ayuntamiento pidió a Hereu y Trias «tomar una decisión conjunta e inminente para el desalojo ya que sólo quedan antisistema y aprovechados que han convertido la plaza en un camping».
Por su parte, los acampados aseguran que «no se moverán ni desmantelarán ninguna estructura hasta que terminen su trabajo». «AcampadaBCN decidió levantar la acampada pero algunos decidimos quedarnos a título individual porque hay mucho trabajo aún por hacer», dijo un portavoz. Si los desalojan, «su prioridad será recoger los objetos de valor y no presentar resistencia», aseguran.