El PP hereda de los socialistas una deuda de 100 millones en el Mar Menor

El partido socialista se vanaglorió mucho después de la celebración de las elecciones municipales del año 2007. El detonante de su alegría no era otro que el de haber conseguido alzarse con la victoria en los tres ayuntamientos que conforman la comarca del Mar Menor.

José María García, Pepa García y Encarnación Gil gobernaron San Pedro, San Javier y Los Alcázares durante la etapa socialista respectivamente
José María García, Pepa García y Encarnación Gil gobernaron San Pedro, San Javier y Los Alcázares durante la etapa socialista respectivamente

Proclamaban irónicamente que la zona pasaba a denominarse «Mar Rojo». Sin embargo, la cita con las urnas del pasado 22 de mayo devolvió los consistorios de San Pedro del Pinatar y San Javier a manos del Partido Popular y propició la histórica victoria (primera en democracia) de la formación liderada en la Región por Ramón Luis Valcárcel en Los Alcázares.

 No obstante, los populares tuvieron poco margen para la alegría y sí muchas vicisitudes que solventar, en especial dentro del terreno económico donde comprobaron con estupor que los gobiernos socialistas encerraban cuantiosas deudas. Es el caso de San Pedro, donde la actual alcaldesa, Visitación Martínez, afirma a LA RAZÓN que tienen que hacer frente a una deuda de 31,5 millones con los proveedores. En su opinión, este es el resultado de la mala gestión del PSOE, ya que «no supo adaptarse a los tiempos de crisis ni al descenso de ingresos, por lo que no contuvo el gasto».

Además, la primera edil explica que al montante que se le adeuda a los proveedores se le deben sumar los 7,5 millones de deuda que se tiene con las entidades financieras. Para erradicar esta tesitura, Martínez anuncia que se van a llevar a cabo una batería de medidas como reducir en 100.000 euros la partida presupuestaria, establecer un sistema de control del gasto público en compras superiores a cien euros, reducir en un treinta por ciento las líneas de teléfono móvil dependientes del Consistorio y no renovar los contratos laborales del Ayuntamiento que expiren.
Asimismo, la alcaldesa esperar tener listo para octubre un estudio de viabilidad económica-financiera que permita al equipo municipal disponer de «una foto fija y análisis de los gastos que están abonados, comprometidos y los que son reconducibles, así como conocer los ingresos previstos para establecer una estrategia de pago que adelgace la actual crisis existente».
Por su parte, el alcalde de San Javier, Juan Martínez, apunta a LA RAZÓN que la deuda que arrastra su Ayuntamiento es cercana a los veinte millones, ya que se tienen facturas sin pagar que ascienden a los ocho millones, mientras que la deuda bancaria es de más de diez millones.

Para el primer edil, gran parte de la culpa de esta siutación la tienen «gastos superflúos» acometidos por los socialistas como 18.000 euros en campañas de imagen, 100.000 en subvencionar a la selección española de fútbol playa y 30.000 en pagar la actuación de un grupo musical durante las fiestas. De igual manera, Martínez denuncia que el PSOE incrementó en 80 trabajadores la plantilla municipal ascendiendo a «más de quinientos trabajadores en un municipio de 32.000 habitantes».

Con la intención de solventar esta tesitura, el alcalde adelanta el diseño y puesta en marcha de un plan de austeridad que plantea medidas como reducir en un cuarenta por ciento el presupuesto destinados a los festejos y realizar reducciones de gasto en publicidad, actos protocolarios, todas las concejalías y festivales como el de jazz y teatro.

Por su parte, en Los Alcázares el alcalde Anastasio Bastida tuvo que hacer frente a treienta millones de deuda que estuvieron próximos a impedir el pago de las nóminas de los trabajadores en julio si no llega a ser por el adelanto del abono del impuesto del IBI que llevaron a cabo muchos vecinos de la localidad costera.