Historia

Lorenzo Silva: «La Guardia Civil fue clave para vertebrar a España»

Obtuvo el VIII Premio Algaba de biografía, autobiografía, memoria e investigaciones con el ensayo histórico «Sereno en el peligro. La aventura histórica de la Guardia Civil», sobre en el importante papel que ha jugado en el último siglo y medio en la Historia de España.

 
 

–¿Cuál era el contexto del año de 1844, cuando se funda?
-España había salido de dos guerras, la de la Independencia y la primera carlista, y vivía las idas y venidas de Fernando VII. Se hallaba precariamente vertebrada. El Estado estaba en las ciudades, pero no en los pueblos y los caminos, muy desprotegidos. Reinaban los bandoleros y los caciques. Se necesitaba la vertebración, y por eso se fundó la Guardia Civil.

-¿Fue una propuesta del duque de Ahumada?
-No, del Gobierno de González Bravo, pero detrás estaba Narváez. Al duque se le encargó y pronto hizo suyo ese ideario, que incluso corrigió, y le dio un gran impulso.

-¿Y por qué este libro?
–Echaba en falta uno para el lector general, no para especialistas, que los hay. Una mirada desde la sociedad sin ocultar tampoco lo más sombrío de su historia. Trata de hacer justicia sobre el papel que ha jugado. En todos los momentos claves de España, siempre hay un guardia civil y, siendo un cuerpo tan importante, nunca se han escrito sobre él.

-¿Cuántos tópicos hay, cuánto hay en ellos de verdad y cuánto de leyenda urbana?
–Todos los tópicos tienen una base en la realidad. Fundamentalmente son tres: su baja instrucción, que representa a la España más reaccionaria y que sólo ha servido a los caciques. El primero es falso porque para entrar se exigía saber leer y escribir, y eso en el siglo XIX no estaba al alcance de todos (la excepción fue el periodo franquista, que admitió tambiém analfabetos). El segundo también porque fue la España liberal quien la fundó, no la conservadora, y sobre el tercero, hubo de todo. A veces sirvió a caciques, pero no ha sido la norma. La norma ha sido la honradez y el servicio leal.

-¿Cree que su libro ayuda a desmontar algo de esas mentiras?
–Pienso que sí, porque me baso en textos documentados y objetivos.

-¿Qué significa un tricornio en España?
–En principio, algo terrible para alguna gente, pero también lo han utilizado miserablemente muchos gobiernos. En el libro se ve una foto con uno ensangrentado en un coche destrozado por terroristas. Son 210 guardias muertos, eso también es un tricornio.

-¿Qué tiene su ensayo de histórico y qué de literario?
–De histórico, la documentación sin sesgo subjetivo. De literario, la narración que fluye y desvela la existencia de personajes desconocidos interesantes, algunos conmovedores. La Guardia Civil siempre se ha nutrido del pueblo. Ha sido respetuosa con el orden establecido y, a veces, se encontró con gobiernos tiranos. Ahora está más integrada. Los últimos años se ha ganado un merecido respeto, sobre todo por la lucha antiterrorista.
-¿Qué papel ha jugado en la Historia de España?
–Ha sido vertebradora del Estado. En los momentos cruciales, siempre se ha contado con ella. Por ejemplo, el 14 de Abril, a quien primero llamó el presidente de la República fue al general Sanjurjo, director general de la Guardia Civil.
-¿Dónde está el secreto de su permanencia durante 166 años?
–En que ha mantenido sus valores iniciales: el servicio público, el orden, el respeto a la ley...y todos los demás principios expresados en su Carta fundacional. No creo que haya una institución más fiel a sus principios.

–¿Su esfuerzo está recompensado?
–No siempre, y otros cuerpos con menos méritos han estado mejor tratados.