Las promesas falsas de Chacón

Carme Chacón se comprometió ayer a que los cadetes de la Academía de Infantería rindieran honores al Santísimo durante la procesión del Corpus de Toledo. Sin embago, hoy, los militares no han presentado armas, no han llevado la bandera nacional ni han interpretado el himno de España.

Toledo tendrá su fiesta «igual que siempre». A eso se comprometió ayer la ministra de Defensa, Carme Chacón, con el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda. Éste conversó ayer con la titular de Defensa para expresarle la preocupación y el enfado de los toledanos ante la supresión de honores al Santísimo en la procesión de hoy. Barreda aseguró ayer en Talavera de la Reina que Chacón se había comprometido, tras las informaciones aparecidas estos días en LA RAZÓN, a que «los cadetes vayan con su uniforme de gala, con el sable correspondiente, que es lo que se hace en estos casos importantes, y que presenten armas al Santísimo», informa Efe. Sin embargo, la realidad ha sido otra. Hoy, durante la salida de la custodia del Corpus Christi, los cadetes formaron con su uniforme de gala pero no presentaron armas al Santísimo, no llevaban la bandera nacional y el himno de España no fue interpretado por la banda de la Academia de Infantería si no por la de la Policía Municipal municipal de Toledo.

El presidente autonómico no dudó ayer en expresar su alivio y aseguró que «me ha alegrado escuchar esas palabras que me ha trasladado la ministra». Asimismo, Barreda afirmó que no estaba en el ánimo de su compañera de partido «que haya ninguna polémica y como prueba de buena voluntad me ha estado diciendo que dará las órdenes para que así sea, y por lo tanto no tiene por qué haber ningún motivo de preocupación». No obstante, el líder socialista subrayó que «lo importante de la procesión del Corpus Christi es el Santísimo», e incidió en que «para toda España, pero particularmente para Toledo y para muchas localidades de Castilla- La Mancha tiene la importancia que todos le reconocemos». La frase de la ministra al presidente autonómico de que la celebración «será igual que siempre» permitía entender que no se variaría el esquema tradicional y que haría la vista gorda con el reglamento que ella misma aprobó el pasado 20 de mayo. Esto puede sentar un precedente de cara a otras celebraciones parecidas, como el «Curpillos» de Burgos, varias procesiones en Ceuta, la Virgen del Carmen, el Cristo de Mena de Málaga, la Virgen de Loreto y otras muchas celebraciones populares en toda España. Asimismo, la aceptación de la ministra de mantener el acto «como siempre» suponía también que la bandera acudiría al acto como habitualmente lo ha hecho, pero no fue así. Un portavoz del Ministerio de Defensa aseguró ayer a Efe que los militares podrían participar con normalidad y como se ha hecho tradicionalmente en la celebración de Corpus Christi. Según el portavoz de Chacón, los militares podrían saludar de forma castrense cuando se entonara el himno nacional y los cadetes de la Academia de Infantería de Toledo lo podrían hacer mostrando el sable, su saludo habitual para ese momento. La rendición de honores por parte de los militares al paso de la Custodia de Arfe en la procesión del Corpus Christi es una tradición histórica y el nuevo reglamento de Honores Militares ha provocado cierta confusión, argumentan. El nuevo reglamento recoge que cuando se autoricen comisiones, escoltas o piquetes para asistir a celebraciones de carácter religioso con tradicional participación castrense, se respetará el ejercicio del derecho a la libertad religiosa y, en consecuencia, la asistencia y participación en los actos tendrá carácter voluntario. Lo que no aclaró el portavoz de Defensa era si sería la banda de la Academia de Infantería la encargada de intrepretar el himno o lo haría en su lugar la banda municipal, tal y como había previsto el alcalde en vista de las restricciones del Ministerio. Al final han sido estos útimos quienes han interpretado el himno. Reacciones de Toledo a MadridPor su parte, el arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, señaló ayer que no entiende que se tenga «que crear una polémica muy grande» por que los militares no puedan rendir honores. No obstante, mostró su respeto por «lo que se diga» sobre que los militares no rindan homenaje a la Custodia, aunque reconoció que «algunas cosas las entiendo más y otras menos; ésta la entiendo regular». A su juicio, las leyes «están ahí y hay que cumplirlas, pero se puede discrepar de ellas». Por último, el coordinador de Libertades Públicas y de Justicia del Partido Popular, Federico Trillo, afirmó ayer que los «temas simbólicos» representan sensibilidades con «siglos» de antigüedad y, por lo tanto, no se pueden resolver «por decreto».

Burgos y Ceuta también protestan por el reglamentoA la indignación de toledanos y malagueños se unen ahora las protestas y la preocupación de Burgos y Ceuta. El alcalde de la ciudad castellano-leonesa, Juan Carlos Aparicio, advirtió ayer del riesgo de verse en la obligación de modificar el transcurso habitual de la celebración del «Curpillos», una fiesta centenaria declarada de Interés Turístico Regional, tras la entrada en vigor del nuevo reglamento. Aparicio aseguró estar «sorprendido» porque se puede alterar el «orden normal de una tradición más que centenaria de varios siglos por el capricho de unas pocas personas». El «Curpillos» mezcla elementos religiosos, que evocan al Corpus Christi, con la conmemoración del triunfo de las Navas de Tolosa en 1212. El alcalde aseguró que intentará «que se preserve el guión normal de los actos» y afirmó que le parece «mal» que se quiera cambiar «cuando había buena disposición por los militares y por todas las partes». Así, tildó al reglamento de «una orden inadecuada, no consultada y elaborada a espaldas de los burgaleses» y de muchos ciudadanos de otros lugares, «que están viendo como se alteran contenidos tradicionales que a nadie molestaban y que todo el mundo agradecía».Mientras, el presidente de Ceuta, Juan Vivas, abogaba por encontrar «un equilibrio» entre el nuevo Reglamento de Honores Militares, que elimina la posibilidad de ofrecérselos al Santísimo, texto aprobado por el Consejo de Ministros en mayo, y las tradiciones «para no herir sensibilidades». Fuentes militares de la ciudad aseguraron ayer a Ep que la nueva normativa no impedirá la presencia de soldados y militares en el Corpus Christi, la procesión de la Virgen de Africa o la Semana Santa «porque los que asisten siempre lo hacen de forma voluntaria». Sí reconocieron que no se podrán rendir honores militares al Santísimo.