Gagosian emperador del arte

El marchante más poderoso del planeta se ha presentado por primera vez en la prestigiosa FIAC de París, ciudad donde ha inaugurado su novena galería

Entre sus adquisiciones, Gagosian cuanta con varias obras de Koons, como el huevo barroco de la derecha
Entre sus adquisiciones, Gagosian cuanta con varias obras de Koons, como el huevo barroco de la derecha

Lawrence Gilbert Gagosian nació en el condado de Los Ángeles el 19 de abril de 1945. Con sus escasas apariciones públicas y contadísimas declaraciones, la vida y avatares del más famoso marchante de arte del mundo son un enigma.La biografía del pintor Jean-Michel Basquiat (A quick killing in art) escrita por la periodista Phoebe Hoban, arroja algo de luz sobre los primeros años de Gagosian. En 1979, abría su propia galería en Los Angeles especializada en arte moderno, y se estrenaba vendiendo obras al multimillonario constructor angelino Eli Broad. Un lustro después ampliaba su radio de actividades a Nueva York, con la apertura de una galería en el barrio de Chelsea . Hacia 1996 se convirtió en co-propietario, junto con Leo Castelli, de otra galería en el número 65 de Thompson Street, donde solían montar exposiciones sobre piezas de grandes dimensiones, como las esculturas en bronce decorado de Roy Lichtenstein. Dos años más tarde, Gagosian se adjudicaba en Sotheby´s, un Jasper Johns (False Start) que se remató en 17 millones de dólares, récord entonces para el artista.
Que las crisis económicas son el mejor momento para conquistar nuevos mercados es una verdad empresarial universalmente demostrada. Y en eso, el planteamiento de Gagosian no difiere del de otras empresas. El pasado 20 de octubre, coincidiendo con la celebración de la feria FIAC en París, Larry Gagosian inauguraró su novena galería en la capital francesa. Cuenta con una superficie de 900 metros cuadrados y está ubicada en el distrito 8 de París, en la zona conocida como triángulo de oro, entre la avenida Matignon y los Campos Elíseos, a escasos pasos de la sede de Christie´s. El centro ha sido diseñado por los estudios de Jean-François Bodin y el de Caruso St John. Ambos han transformado un edificio de viviendas en una galería de arte contemporáneo.
Para su debut preparó dos exposiciones: las últimas creaciones de Cy Twombly, y una antológica sobre el pionero del diseño Jean Prouvé. La estrella será Metropole, la casa de aluminio diseñada por Prouvé que busca nuevo dueño por 2,2 millones de euros.
Gagosian, que admitió que «invertir en arte también puede ser una mala inversión» (Coleccionar Arte Contemporáneo, Adam Lindemann. Taschen) ha sido el responsable de muchos récords conseguidos en los últimos tiempos en las subastas gracias a clientes como Charles Saatchi o el actor Steve Martín.Nombrado por ArtReview la segunda personalidad más influyente del mundo del arte (desbancado solo por François Pinault, presidente del conglomerado de marcas de lujo LVMH), Gagosian es el epítome del tiburón de los negocios americano.

Robar artistas
Gagosian, quien no oculta que vive mejor que muchos de sus clientes, es alabado por sus ambiciosas exposiciones y los riesgos económicos que asume con algunas de ellas (como con Torqued Ellipses de Richard Serra), al tiempo que sus fórmulas poco ortodoxas son objeto de críticas y sarcasmos: no duda en ofrecer a sus clientes, obras de arte que, en ese preciso momento, todavía no pertenecen a su galería, o en «robar» artistas a otras galerías haciéndoles. Con más de tres décadas de carrera a sus espaldas, su reputación se ha cimentado gracias a un programa de exposiciones sin parangón protagonizado por leyendas como Francis Bacon, Constantin Brancusi, y Alexander Calder. Todas sus exposiciones van acompañadas de una sofisticada puesta en escena, la edición de catálogos académicos y enjundiosas monografías. El año pasado su exposición Picasso: Mosqueteros, en la sede de Nueva York, atrajo a más de 100.000 visitantes.
Nadie cuestiona su célebre sagacidad, pero no es raro leer duros reproches por su nula capacidad para relacionarse con los demás. El guitarrista de Sonic Youth, Kim Gordon, que trabajó para Gagosian cuando éste aún vendía litografías en Los Angeles, confesó «era un gilipollas. Solía gritarnos desaforadamente, por lo que trabajar con él, fue una experiencia muy dolorosa». Otro ex empleado que trabajaba para Gagosian en 1980, John Seed, escribe en su página web las siguientes lindezas del marchante: «Lo que llamaba la atención era ver que su grosería fuera aceptada con absoluta normalidad por algunos de sus clientes».


Abu Dhabi, nuevo punto caliente
Gagosian mostrará por primera vez al público algunos de los fondos que atesora en su colección particula en Manarat Al Saadiyat. La elección de este lugar no es inocente, pues no en vano este nuevo espacio expositivo levantado en el distrito cultural de Saadiyat Island, en Abu Dhabi, aspira a convertirse en el máximo destino cultural del mundo con cerca de 27 kilómetros cuadrados. El día de la inauguración de esta muestra, el galerista declaró: «Estoy encantado de poder exponer parte de mi colección aquí, y espero ser testigo del desarrollo de Abu Dhabi en la escena artística mundial»,


Los colegas Koons y Hirst
En su elegante apartamento de Nueva York, y en su residencia campestre en los Hamptons, Gagosian celebra animadas veladas veraniegas para sus amigos, entre ellos el rolling Mick Jagger y el productor de cine David Geffen. No es extraño ver sus fotografías colgadas en internet. A algunas de ellas invita a sus artistas, la cuadrilla de la galería, que encabezan los super mediáticos Damien Hirst, Jeff Koons y Julian Schnnabel.