Alexis Sánchez: «Me voy al Barça»

En una de las habitaciones de la concentración de la selección de Chile, que prepara la Copa América, un teléfono móvil consume una batería tras otra. Llamadas y mensajes no paran de entrar y salir. Son las horas más trascendentes en la carrera de Alexis Sánchez, que está a punto de convertirse en nuevo jugador del Barcelona.

«Me voy al Barça»
«Me voy al Barça»

Tanto el seleccionador chileno, Claudio Borghi, como sus compañeros dan por hecho que Alexis ya es del Barça y hasta le han felicitado privada y públicamente. El propio jugador ya se ve jugando como azulgrana ya que, según Radio Cooperativa, les ha confirmado a sus más allegados en la selección la noticia. «Me voy al Barcelona», les habría dicho la noche del viernes en Santiago. Alexis se mantiene informado de las negociaciones a través de su representante, Fernando Felicevich, que es el que está en permanente contacto con el Udinese y con Andoni Zubizarreta y Josep Maria Bartomeu. Fue el propio Felicevich el que provocó la revelación de Alexis a sus compañeros con una llamada telefónica en la que prácticamente le daba por hecho el fichaje.

La operación podría cerrarse en las próximas horas, una vez los dos clubes parecen haber alcanzado un principio de acuerdo. A pesar de lo que indican algunas informaciones, las cifras del traspaso rondarán los 27 millones de euros. Una cantidad que podría incrementarse en seis millones más en función de una serie de incentivos que incluyen títulos y rendimiento personal del propio Alexis Sánchez. La voluntad del jugador, que desde el primer momento ha manifestado su firme intención de ir al Barcelona, ha acabado resultando fundamental. Hasta el último momento, el Manchester City se ha entrometido en el fichaje con una oferta superior a la azulgrana, de casi 35 millones de euros, pero Felicevich y Alexis han acabado convenciendo al Udinese italiano.

Borghi ha dado permiso a su estrella para viajar a Barcelona en cuanto se cierre la operación. A pesar de estar en la recta final de la preparación de la Copa América, Alexis podría no jugar los dos últimos amistosos previos al inicio de la competición –Chile debuta el 4 de julio ante México– ya que estaría en Barcelona para pasar la revisión médica, firmar su contrato y ser presentado a lo grande en el Camp Nou. El jugador tan sólo está esperando una llamada para subirse al avión. La inminente llegada de Alexis Sánchez al Barcelona cerrará la puerta del club azulgrana a Giuseppe Rossi, la otra alternativa que barajaban los servicios técnicos para reforzar la delantera de cara a la próxima temporada.

Desde el primer momento, las posturas entre Villarreal y Barça han estado muy alejadas, ya que las pretensiones económicas de los de La Plana distaban mucho de lo que estaban dispuestos a ofrecer los azulgrana. El representante del jugador, Andrea Pastorello, reconocía ayer en Com Esports que la operación estaba «muy difícil» por el fichaje de Alexis. Paralelamente, el Barça sigue trabajando en el fichaje de Cesc Fàbregas. El presidente del Arsenal, Peter Hill-Wood, confirmó ayer que «el Barça ha iniciado las conversaciones, pero aún no ha hecho ninguna oferta». A pesar de todo, esta operación se presume larga y complicada.

Talento y timidez
Salvando las distancias, Alexis Sánchez recuerda a Leo Messi. Cuando tiene el balón, no tiene reparos en encarar a los rivales y driblarlos uno tras otro. En cambio, cuando no está jugando a fútbol, su personalidad cambia por completo y pasa a ser un chaval de lo más tímido, nada que ver con el jugador que deslumbra sobre el césped. Si algo le gusta a Alexis es regatear. Desde bien pequeñito, mostró todas sus cualidades en ese sentido. Muchas veces no le dejaban jugar partidos porque siempre cogía el balón y se regateaba a todo el equipo contrario. Era el «niño maravilla».